Un día me llegó el comunicadoque alguien quería escalar una Montaña, que tendía ser reconocida como imposible de escalarla en vehículo, debido a su gran complejidad de dificultad, por tantas rocas y tierra no tan firme; tomé la decisión de intentar escalarla. Preparándome, me percaté que era una montaña que conocía muy bien de niño, ya que era la montaña que escalaba con mis amigos en mi pueblo, en ese entonces no contábamos con tanta tecnología como una Motocicleta u otro vehículo para que nos ayudara a escalar, recordaba cuanto era el tiempo de escalarla estaba entre un día. Sonreí junto al comunicado, tomé mi motocicleta y logré una velocidad de 90 kilómetros por hora, iba con una sonrisa increíble sobre mi rostro; no podía creer que sobre aquella montaña azul prendería marcha, en mente imaginaba un letrero diciéndome que no podría escalarla y más estando sobre dos ruedas gastadas y un poco maltratadas.

Un gran reto estaba por comenzar, las densas curvas tan cerradas hacían que mi mano sostuviera fuertemente el acelerador, haría un movimiento en falso y caería en el vacío de un precipicio, durante el camino pude visualizar que estaría muy difícil, tantos pensamientos que llegaban a mí; de retroceder, ya que mi vida estaba en riesgo, que tomara la decisión de escalarla normalmente, como una persona en sus cinco sentidos lo haría, pero no lo hice. Pude ver que llegaría las dos últimasvueltas de esa gran montaña, cada momento que parpadeabamis ojosera muy alucinante, ya que el calor estaba muy fuerte, me desesperaba muy rápidamente y tenía la certeza quegritaba dentro del casco, en realidad no recuerdo tanta locura que había pasado, tenía mucha agitación del corazón.

5 Minutos restaban para la llegada de la última vuelta pero tropecé y tenía muy en claro que no podría cumplir ese sueño, ya que no recordaba como se veía desde esa altura, era muy niño desde ese entonces, cuidando mis pensamientos pude concentrarme gracias a unbello Lago que tenía a un costado, dándome las fuerzas necesarias para poder cumplir ese sueño.

Y fue así como logré escalar esa montaña brusca y con lagrimas en los ojos, decía que era mi montaña azul.

Estando en la cima pude reposar y dejé funcionar el motor, para que tomara un descanso, observando el cielo que en ésas alturas era diferente, no lo recordaba tan bello desde niño. Pero pude realizar un sueño que no tenía en mente después de ese comunicado.

Las ruedas estaban muy desgastadas y la motocicleta empolvada, me levanté y admiré lo maravilloso que había sido ese reto, escalar aquella montaña que era imposible, tenía la certeza de poder describirla como laposible montaña para escalar, siempre y cuando que se tomaran las precauciones necesarias.Estando a esas alturas, admiré por mucho tiempo el bello lago que me había dado muchas fuerzas, se veía muy hermoso.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!