El texto trata, en primer lugar, acerca de la Historia de la Expansión Europea (1960-1995) y, posteriormente, de la Historia Atlántica (1995-2011). La primera, es considerada como una historia tradicional y la segunda surge como una historia que trata de eliminar esa forma eurocentrista tradicional de ver la historia para pasar a una forma más global.

La Expansión Europea se asocia a la exploración ultramarina, al comercio y a la conquista. Es un concepto eurocéntrico, como hemos dicho antes, ya que se centra en construir otros mundos a raíz del mundo occidental.

Luego leemossobre unos trabajos publicados sobre la expansión entre los años 1960 y 1980, que se orientaron en torno al conocimiento naval, cartográfico, y dimensiones comerciales, militares y políticas de dicha expansión atendidas por la escuela de los Annales. Esta escuela escribe la historia desde el planteamiento de problemas a resolver o preguntas a solucionar. El centro de estos problemas era un supuesto proto-estado-nación que debía formarse de la mano de un proto-capitalismo, que se consideraba que determinadas proto-clases sociales estaban fomentando en su camino hacia la industrialización.

Otra de las preocupaciones eran la explotación económica, el intercambio biológico y la intervención cultural que tuvieron lugar como consecuencia de dicha expansión.

Posteriormente, nos habla de la figura de Sanjay Subrahmanyan, que fue el primero en ofrecer una información más destilada del fenómeno Expansión Europea. Estudiaba los mercaderes como un grupo de intereses, y enfatizaba las relaciones entre la actividad mercantil y el poder político, mientras examinaba a los comerciantes italianos en Londres, o a los de Ghana en el comercio trans-sahariano, a los del sur de China en el sudeste de Asia, a los iraníes en la India oriental, o a los europeos y nativos americanos en América.

A raíz de aquí, se trata la Historia Atlántica en la que se intentan evitar las Historias nacionales. Dicha historia la hacen historiadores que se han desplazado de sus tierras, han vivido en otras cultura y aprendido otras lenguas. Vemos como se realizaron seminarios y conferencias en los que no había representantes de España ni Latinoamérica. Ésto es por:

- En España apenas hay interés por la Historia Atlántica ya que se centra en el estudio de su propio Imperio.

- Europa sigue considerando a España un lugar de tardía y dificultosa incorporación a la Edad Moderna.

- La Historia Atlántica surgió desde EEUU y escribían historias en las que no cabían ni Sudamérica ni África.

A pesar todo, la historia del imperio hispano, poco a poco, empieza a aplicar la nueva perspectiva atlántica. Por ejemplo, Portillo Valdés explica el big-bang que sufrió la Monarquía de España desde 1808 como consecuencia de la ineficiencia del primer liberalismo para garantizar tanto autonomía como igualdad de representación para quienes hasta ese momento se concebían como parte de la nación española y su imperio desde la orilla americana del Atlántico.

Para finalizar, se puede leer acerca del vacíodel que puede hacerse cargo la Historia Atlántica. Éste es la conexión entre el mundo anglosajón y el ibérico. De hecho, ya se están estudiando algunos fenómenos en ambos imperios desde una perspectiva atlántica que permite analizar cómo dichos imperios interactuaron entre sí, transcendiendo sus supuestas infranqueables barreras culturales, o atendiendo a cómo se construyeron.

El texto original está en Google introduciendo el título de este artículo.

Sigue la página Historias
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!