En estos días, niños, adolescente y no tan adolescentes desempolvan los disfraces que guardan en el trastero para vestirse de monstruos, brujas sexys o de payasos asesinos. Parece que Halloween ha aterrizado en España para felicidad de grandes almacenes y locales de fiesta. Pero lo que muchos no saben es que la celebración del terror y del mal gusto importada de norteamérica, tiene un origen mucho más cercano. El Samaín es el Halloween español que desde hace siglos se celebra en algunos rincones de la geografía ibérica.

Cada 31 de octubre, el ‘Samhain’, en su origen gaélico, recorre las calles de muchos pueblos y ciudades de Galicia.

Una fiesta pagana de origen celta que abre el año nuevo celta, el remate del verano y la entrada del invierno. Con él, el final de la época de cosechas. Con el paso de los siglos y el desarrollo de la cultura judeocristiana, el Samaín pasó a ser Todos los Santos y muchas de sus principales características asimiladaspor las tradiciones del rural peninsular pese al auge del Halloween estadounidense.

La tradición consistía en una ofrenda de comida y dulces en el exterior de las casas dónde también se encendían velas para que los espíritus de los muertos encontrasenel camino y el descanso junto al dios Sol.

Recuperando el Samaín gallego

Más de 3000 años después, religiones neopaganas como el druidismo y el culto wicca lo siguen celebrando.

Tradición que muchos pueblos intentan recuperar con un fin etnográfico y cultural en el rural gallego, llegando a ser muy popular en poblaciones como Cedeira (A Coruña) o Ribadavia (Ourense).

El profesor Rafael López Loureiro, principal impulsor de la recuperación del Samaín gallego señala que “hay que recoger la tradición y traducirla al dialecto estético de la contemporaneidad, para que se entienda”.

Loureiro señala además que sus investigaciones le han llevado a encontrar vestigios de esta celebración en la zona galegófona de Cáceres y en zonas de Zamora y León cercanas a Galicia, donde las tradiciones y lengua gallega están muy arraigadas.

Y es que el Halloween que hoy en día triunfa en Europa y Norteamérica tiene el origen en el Samaín celta.

Fueron los colonos irlandeses los que la introdujeron en Estados Unidos gracias a las migraciones que se dieron en el siglo XIX y comienzos del XX. El término Halloween viene de «All Hallow's Eve» (Vigilia de Todos los Santos).

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!