5

Sin duda el mundo entero cayó rendido a la locura generada por Pokémon Go, aplicación de móvil que se ha basado en el mítico juego de los años 90. La moda por esta nueva versión del juego ha traído de vuelta a todos los personajes y en el caso de Corea del Sur, la pasión no se ha apagado y sigue mostrándose de muchas formas en la vida cotidiana de los habitantes del país.

Los Pokémon llegan a la mesa

Una de las maneras en las que los Pokémon han aterrizado en la vida coreana es en forma de comida. La conocida franquicia de rosquillas de origen americano Krispy Kreme se ha unido a la moda del famoso juego Pokémon con el lanzamiento de diferentes dulces con la forma de los personajes.

Los consumidores pueden llevarse a la boca una dulce Pokéball, a un Pikachu relleno de crema de plátano, o a Squirtle.

Pokémon para mejorar nuestra belleza

Es de sobra conocido que Corea del Sur es uno de los países líder en la venta y consumo de cosmética, y quizá por eso la locura de los Pokémon también ha llegado hasta la industria de la belleza. Es el caso de la marca Tony Moly y su amplia variedad de productos con los personajes del juego en sus recipientes, que va desde cremas de manos hasta polvos de maquillaje, entre otros.

Los Pokémon son tendencia

Más allá de la industria alimenticia y cosmética, los Pokémon además han llegado a la textil. Algunas marcas de ropa, como Spao, se han apuntado a la moda y han creado una colaboración en la que los pequeños personajes del juego aparecen en sus prendas.

Vídeos destacados del día

Además de usar a famosos cantantes del país, como el grupo EXO, la marca atrae a sus clientes con regalos relacionados con el, de nuevo, popular juego. Por ejemplo, en una de las campañas regalaban un globo gigante con la forma de Pikachu a aquellos compradores que superasen los 500 euros. 

Pokémon Go no está disponible en Corea del Sur

La pasión sigue viva, pero lo curioso es que el juego Pokémon Go no ha sido lanzado todavía en el país. Corea del Sur es uno de lo pocos países que sigue sin poder jugar a esta nueva versión del juego japonés que tuvo su origen en 1996. 

Debido a algunos problemas con Google Maps, relacionados sobre todo con la seguridad estipulada por el conflicto con Corea del Norte, de momento no es fácil acceder al juego. Pero sí posible. Curiosamente en Seokcho, una pequeña playa en la zona costera del este del país y cerca de la frontera con el norte, sí se pueden cazar estos curiosos seres. Tras descubrir esta excepción, muchos coreanos salieron disparados al lugar, consiguiendo que los billetes de tren y autobús se agotaran rápidamente y que este alejado punto del país coreano se convirtiera en el sitio de encuentro de los aficionados.