Nos reunimos en una cafetería de Oslo, resguardadas del frío noruego y en busca de una luz cálida con la que conversar.

Mientras entablamos una conversación introductoria - ¿de dónde eres, a dónde vas? - pedimos dos cafés con leche y,sin tiempo a reaccionar, me hallo invitada por la entrevistada. Su sonrisa dulce noda pie a ningún reproche. Buscamos una mesa tranquila, entre un sofá y la pared y nos acomodamos. Es el lugar perfecto para empezar a conversar.

Se llama Yun Xu, tiene 26 años y es originaria de Shanghai. Estudió arquitectura y por razones personales se mudó a Noruega. No tiene muy claro si quiere que la arquitectura sea su camino, pues prefiere un tipo de creación más abocado al diseño de interiores y de producto.

"¿Es por ello que empezaste a crear las carcasas de móvil?" Yun Xu medita su respuesta mientras doysorbitos a un café hirviendo, que calculo perfecto para alargaresta conversación que intuyo necesaria para ambas. Este trasvase de experiencias personales, motivaciones y un sinfín de ideas que habían permanecidosecretas hasta ese momento.

Después de entender que el desempleo le abocó aaprovechar el tiempo libre, me doy cuenta de la capacidad y fortaleza de esta artista de calma oriental: "Tengo tiempo - ¿qué puedo hacer con él?" se preguntó una mañana poco después de llegar a Oslo. Decidió entonces, salir a pasear. Y descubrió que todo era extremadamente caro y que no encontraba lo que buscaba.

"En ese momento necesitaba una carcasa para móvil, pero todas son carísimas y ninguna me parece original. Así que decidí crear la mía."

Y como buena profesional hizo su investigación y se dio cuenta que sí, que efectivamente podía crear sus propias carcasas para móvil. "¿Cuál es el proceso?" Le pregunto mientras examino con cierta melancolía las divertidas creaciones con motivos de Dr.Slump.

"Primero, realizo un esbozoen papel para ver cómo situaré los accesorios y cómo quiero que sea el diseño final. Después pongo los materiales sobre la carcasa sin engancharlos, sólo como prueba. Cuando estoy satisfecha con el diseño, lo transfiero a la carcasa mediante el uso de la cream glue (el pegamento sólido de colores)".

Sus diseños están muy influenciados por la estética k-pop y el anime y manga japonés. "Es cierto, mis diseñosvienen influenciados por mi propio imaginario, aunque siempre estoy abierta a nuevos estilos según el gusto de quien me pida la carcasa. En el caso de que sean personalizadas. Si no, intento que cada carcasa tenga un motivo concreto, y el diseño gira alrededor de éste."

Sus creaciones, de precio más que asequible (alrededor de 18€), pueden personalizarse, le llevan unos 10 minutos de construcción, unos muchosmás de ideación y 24 horas delsecado del pegamento. Los materiales los encarga en China, pues "aquí no encuentro nada de lo que necesito, y además en China es mucho más barato."

Sus amigos y familia, la animaron a empezar a vender estas carcasas que comenzaron como una solución a la situación de desempleo y la falta de oferta en el mercado nórdico.

Su pasión por el diseño y su mentalidad y perseverancia seven reflejadas en estas creaciones tan detallistas y coloristas: "Encuentro una gran satisfacción en el desarrollo de las carcasas, me hace muy feliz poder disfrutarde este tiempo en el que veo que puedo conseguir algo por mí misma."

Con las tazas ya vacías, tomo notas sin parar llevada porcierto sentimiento de admiración. Alabola capacidad de Yun Xu porsobreponerse a una situación negativa y hacerla suya, aprovechando su lado bueno.

"Creo que soy muy afortunada puesla mayoría de las personas podrían sentirse tristes en una situación similar, pero yo creo que puedo encontrar algo con lo que centrarme y que me haga feliz. Una actividad saludable que me llevefuerade este estado de tristeza."

Y con estas palabras tan positivas, me despido de una personalidad altamente creativa y llena de optimismo que transmite una seguridad sensata biendispuesta a mirar hacia adelante sin temor.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!