Existen muchas teorías sobre cómo se construyeron las pirámides de Egipto, la de Keops en particular, y muchos interrogantes, algunos de ellos desvelados por un papiro encontrado en 2013 en el Mar Rojo.

El papiro del Mar Rojo

Según los arqueólogos franceses Tallet y Marouard, el papiro perteneció a un inspector de obras llamado Mener, que participó en la construcción de la gran pirámide dirigiendo un equipo de 200 hombres, durante el 27º año del reinado del faraón Keops. El documento tiene una antigüedad de 4500 años, y en él se detalla que la piedra utilizada para la construcción de la pirámide era extraída de Tura, cerca de El Cairo, y que era transportada durante cuatro días en barco por el río Nilo.

La arena mojada y la construcción de la gran pirámide

Según un grupo de expertos en física de la Fundación para la Investigación Fundamental sobre la Materia (FOM) y de la Universidad de Amsterdam, es muy probable que se empleara arena mojada durante la construcción de las pirámides para deslizar los trineos en los que se transportaban los bloques de piedra, ya que esta técnica reduce considerablemente la fricción si se emplea la cantidad adecuada de agua. Esta técnica podría estar pintada en la tumba de Djehutihotep, jefe de una región de egipto entre los años 1914-1852 a.C.

La revolucionaria teoría

Sin embargo, la teoría más revolucionaria sobre la construcción de la gran pirámide de Keops es la publicada por el galés Peter James en la revista Structure.

James, ingeniero de estructuras de la empresa Cintec International, cuenta con 20 de experiencia en la restauración de tumbas egipcias. Según James, las pirámides se construían desde dentro hacia afuera, al contrario de lo que se cree mayoritariamente, y además el interior de las mismas no estaría en absoluto formado por grandes bloques de piedra, sino que estaría relleno por escombros, adobe y piedras de pequeño tamaño.

Además, para James, es improbable que se utilizaran grandes rampas para la construcción de la gran pirámide que ya deberían haber sido ser enormes, de unos 400 metros de longitud; en lugar de rampas habrían usado andamios.

James llega a estas conclusiones porque, aceptando que la gran pirámide se hubiese construido en 25 años, como se cree actualmente, debería haberse colocado un bloque de piedra cada 3 minutos, lo cual, para James, es improbable.

Además, no se encuentran restos de grandes rampas ni gran cantidad de escombros en la meseta de Giza.

Sigue la página Historias
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!