Tras miles de escuchas gracias a una radio estadounidense, en forma de página web, me dispongo a traeros mis impresiones acerca del nuevo lanzamiento de Frank Black y compañía: Head Carrier.

El disco sale oficialmente a la venta el día 30 de septiembre del presente año y será el segundo disco pixieen no incluir a Kim Deal como bajista, y el primero para la argentina Paz Lenchantin al mando del instrumento de 4 cuerdas.

Sin más dilación daré paso a la primera canción, y homónima del álbum ("Head Carrier"). Desde el principio encontramos esa esencia propia, la guitarra afilada de Joey Santiago haciendo de las suyas y a Lenchantin en los coros (así será durante todo el LP) como en el pasado hiciera la breeder.

Continuamos con "Classic Masher" una canción mucho más melódica de lo que nos tienen acostumbrados estos yankees.

Dicen que a la tercera va la vencida (ni que las 2 anteriores no fueran buenas) pero, preparaos porque llega el bombazo del álbum: "Baal's Back". ¿Quién no se acuerda de "Tame" (Doolittle, 1989) cuando escucha a Black Francis gritar de esta manera? Y es que es en esta canción, en la que encontramos a esos Pixies que igual echábamos de menos en Indie Cindy (2014).

"Might As Well Be Gone" comienza de manera dura pero sigue los pasos de "Classic Masher" siendo finalmente una canción más pop de lo que puede parecer. Tras esta llega "Oona"; grata sorpresa me llevé al escuchar por primera vez esta canción.

Un estribillo sencillamente perfecto, garagero y sucio, parece mentira, ¿no? Y para finalizar un solo del filipino seguido de la ya mencionada estrofa.

"Talent" y "Tenement Song" son las siguientes, los singles de agosto y septiembre respectivamente. La primera rápida y con poca variación lírica, mientras que la segunda se postula como una de las favoritas de la crítica.

En la última mencionada, la letra dice: "Hey, man, can you give something? Pero para nuestra desgracia, nos daría una de las peores canciones del disco, con permiso de "Plaster Of Paris". Estamos ante "Bel Esprit", sí, podemos asegurar que el que canta es Charles Thompson y que es una canción de los Pixies, pero no llega a decirnos nada en 3:12.

"All I Think About Now" es probablemente la canción más especial del LP, si bien es cierto no es un 10, pero casi. Sin embargo, no es eso lo que la hace tan particular; se trata de la carta de agradecimiento que le pidió Lenchantin a Frank Black que escribiera, para dedicársela a Kim Deal.

Esto se acaba, quedan las 3 últimas canciones del álbum: "Um Chagga Lagga", "Plaster Of Paris" y "All The Saints". Con la primera obtuvimos esa ración pixieque nos era ya necesaria en julio, y es que se trata del primer single que presentaron, una auténtica barbaridad musical, garage rock en el que se muestra la influencia que tuvo Hüsker Dü sobre los Pixies y una distorsión en los coros de Lenchantin que no se había apreciado todavía.

La penúltima nos muestra pop rock del facilito, sin mucho trabajo (aparente) detrás, sin duda una decepción que nos llega a aburrir durante exactamente 2:06 minutos y que no justifica su existencia.

El broche, quizás no de oro precisamente, al disco lo pone "All The Saints" una armonía de guitarra acústica y eléctrica que confluyen en una isla desierta del Caribe.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!