De aquel cortometraje El tren de la bruja (2003) y su primer largometraje, hace 10 años Bosque de sombras, con un contundente Gary Oldman, Koldo vuelve a repetir repertorio anglosajón con James D´Arcy, (Master and Commander, Cloud Atlas), Jack Davenport (Pirates of the Caribbean), la actriz anglo-estadounidense Burn Gorman, o la actriz sueca Ingrid García Johnson. María Valverde, la joven actriz española encabeza este reparto en un film que relata el bombardeo de la ciudad vasca en la guerra Civil, acto que significó la antesala de los bombardeos nazis en el continente durante la Segunda Guerra Mundial.

En este episodio de la Historia de la ignominia, la Legión Condor, bombardea el 26 Abril del año 1937 la población símbolo de los fueros vascos. Es el preludio de los bombardeos masivos con bombas incendiarias sobre la población, aunque no el primero que se conoce en el conflicto español (un mesa antes fue bombardeado Durango, donde murieron cerca 300 personas). Sí fue el más recordado bombardeo contra la población inmortalizado por Picasso, cuadro que se expuso en la Exposición Universal de París del mismo año.

El film relata la historia del periodista George Steer (The Times), que interpreta como su alter ego Henry Howell, James D´Arcy, el hombre que informó al mundo del ataque fascista. En un primer momento se propagó como un simple bombardeo a puentes de acceso y contra movimientos de las tropas republicas, pero gracias al comunicado se rebeló como un acto de extermino a la población civil. El film, el primero que dramatiza en nuestro país este hecho, va más allá del testimonio.

La película se desarrolla en medio de un thriller amoroso, donde las intrigas dentro del propio bando republicano, bajo la presión de los agentes rusos (Jack Davenport, Vasyl, asesor ruso del gobierno republicano) se llevarán a cabo en medio del cortejo. Teresa (María Valverde), negará a Vasyl en favor a Henry en medio de la barbarie.

El film con un depurado tratamiento y un exquisito alarde técnico, muy cuidada la dirección de arte y perfecto desarrollo de los efectos especiales.

Recuerda a un film británico por la sobriedad de los personajes (magníficos en sus papeles) y por la alejada estética, o quizás bien enfocada, de la producción nacional. Koldo Serra ya se aventuró de forma más humilde en Bosque de sombras con este tratamiento. El film lejos de sorprendernos el final –no era el caso- nos deriva a un planteamiento hábil por parte del director que nos mantiene en la intriga y nos aventura, poco a poco, en una vorágine visual con el bombardeo final.

La dirección y el movimiento de cámara completamente certero; las historias para mantener el climáx, clásicas, manido el romance e interesantes las purgas.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más