4

Esther García es una de los productoras más reconocidas de España atesorando hasta cinco premios Goya en la categoría de ‘Mejor dirección de producción’. Desde la película ‘Matador’, en 1986, coincide con Almodóvar y hasta hoy continúan teniendo esa relación de productora y director. 

BN.  Enhorabuena por estar aquí, ¿cómo te sientes?

EG. Pues la verdad me siento muy bien, muy honrada y muy orgullosa. Es un honor que hayan pensado en mi para esta labor y también me siento premiada por pasar aquí diez días haciendo esta tarea de ver películas, poder analizarlas y, sobre todo, compartir opinión con un grupo de gente tan interesante como son el resto de miembros del jurado

BN. Llevas varias años trabajando en la industria, ¿cómo percibes el papel que ejerce la mujer en el cine [VIDEO]

Desde que empecé hasta ahora ha cambiado muchísimo el panorama.

Antes había máximo tres mujeres en el rodaje quienes casi siempre pertenecían a los mismos departamentos de maquillaje y de vestuario.  Ahora, hay una enorme participación de mujeres en el departamento de producción y de dirección. En la oficina de ‘El Deseo’, por ejemplo, somos todas mujeres excepto tres hombres.

BN. Sobre Almodóvar,  podríamos llamarte la ‘Chica Almodóvar de detrás de las cámaras’ por todos aquellos títulos cinematográficos que habéis llevado a cabo juntos, ¿Cómo es trabajar con el cineasta y quién llego a quién?

E.G. Yo por aquél entonces hacía ‘Curro Jiménez’, una serie mítica de los años 80, y trabajaba como freelance dentro de la industria haciendo películas con Fernando Trueba y Fernando Colomo, entre otros. Almodóvar, a su vez, hacia películas con la productora ‘Tesauro’ hasta que coincidimos en la película ‘Matador’ de 1986.

Vídeos destacados del día

En ese momento yo ejercía de ayudante de producción y tenía un status un poco más firme dentro de la profesión. De hecho, era de las poquísimas mujeres que estaban en este departamento. A partir de ahí trabajamos juntos.

La verdad es que era muy divertido en aquellos primeros tiempos porque Pedro y yo éramos una especie de panda de amigos que buscaba llevar a la pantalla esas ideas, imágenes e historias que se querían transmitir y contar. Nos comportábamos como un grupo muy compacto que con el tiempo fuimos estrechando lazos. Y es que como dice la famosa frase: “el roce hace el cariño”. 

Desde entonces, yo trabajo de manera enfebrecida porque la verdad mi labor me apasiona. Me gusta darle a Pedro y a otros directores todo lo que necesitan para poder llevar a la pantalla esos sueños e imágenes que tienen en la cabeza.

BN. Descríbenos a Pedro...

EG. Yo creo que Pedro es un genio, y creo que cuando alguien lo conoce en persona, más allá de su obra, su personalidad es absolutamente arrebatadora. Solo compartiendo unos minutos con él te das cuenta que es un genio.