La situación del Cine no deja siempre a las mujeres en buen lugar. Tratadas muchas veces como objeto de deseo son maltratadas, poseídas, perseguidas como objetivo o simplemente ignoradas, o mal amadas.

No todo es así en el cine, por suerte. Además, desde que Jennifer Lawrence y otras actrices se indignaran por cobrar menos que actores de su nively fueran tratadas como mercancía, las tornas han cambiado para los machos de la industria cinematográfica. Se quejan con razón.

El caso es que en China hay un festival de cine(el China Women's Film Festival), que tiene pensado enviar una carta abierta a al menos 50 celebridades, a los productores importantes de películas y a las empresas de cine chinas.

¿Y para qué?El motivo principal de esta carta es que las películas pasen al menos la prueba Bechdel, algo así como la prueba de que una película no es sexista, o al menos intenta no serlo. No pide nada del otro mundo que no se pueda convertir en guión.

La prueba Bechdel dice que, si una película no tiene un guión con al menos dos personajes femeninos, y no hay una escena en la que dos mujeres hablen de otra cosa que no sean hombres, la prueba no es dada por válida. Son requerimientos que casi parecen infantiles en el siglo XXI pero que en la industria cinematográfica parecen tenazas en las partes pudendas para los productores, pues muchas veces no se cumplen.El público podrá añadir sus nombres a esta carta abierta este domingo 25 de septiembre, con la clausura del festival de cine.

Este festival se inició con la proyección de Sufragette, la película de 2015 sobre el feminismo como movimiento incipiente en Gran Bretaña.Este año ha contado con 30 películas chinas y también internacionales, que hablan de derechos de la Mujer, logros y también de mujeres homosexuales.

Li Dan, presidente del festival, lamentaba el hecho de que no hubiera películas con mujeres en papeles trascendentes.

Añado yo de mi cosecha, mujeres como el personaje de Julia Roberts en Erin Brocovich.Dan, también cuestionaba el hecho de que en la industria si una mujer no seguía la estela de un hombre perfecto y se casaba con él, o era guapa, en la taquilla iba a flaquear.

Y cuando la bolsa no suena, la industria se estremece.

¿Es que tiene que estar todo basado en el dinero en el séptimo arte? Puede que necesitemos un método Lisístrata en el cine, una huelga de actrices hartas de la industria. ¿Seremos capaces de conseguirlo y no mirar a otro lado?

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!