Hoy hace 90 años que murió Rodolfo Valentino, el primer latin lover de la historia. Nos dejó con solo 31 años y su muerte fue tan traumática para sus fans que algunas llegaron incluso a suicidarse.

Hoy en día no es raro leer que han detenido por conducir ebrio a un cantante, o que un actor tiene una adicción, se ha visto envuelto en una pelea o se casa, se divorcia y se vuelva a casar con otra un mes después. No hay nada nuevo bajo el sol y ya por los locos años 20 nuestro Valentino estaba envuelto en todos esos escándalos.

Este dandy de cabellos relucientes y ojos penetrantes se llamaba en realidad Rodolfo Pietro Filiberto Rafaello Guglielmi di Valentina, pero cuando se trasladó a Hollywood se cambió el nombre para dejar atrás un turbio pasado y de paso facilitar la pronunciación de su nombre a los estadounidenses.

Nació nuestro caballero en Italia, y tuvo una vida conflictiva, siendo expulsado de varios colegios. En su primera juventud fue a París y allí perdió todo su dinero, necesitando la ayuda de su madre para volver a casa.

Fue entonces cuando se trasladó a Nueva York, y como todo actor que se precie desempeñó diversos oficios, desde jardinero o camarero a gigoló. Y entonces conoció a una aristócrata, Blanca Errázuriz, con la que se vio envuelto en un escándalo, ya que, aunque nunca se demostró una relación entre ellos, él la apoyó en su divorció y la historia acabó como en una película mala, ella abatiendo a tiros al marido y Valentino huyendo a Hollywood y cambiándose el nombre.

Y poco a poco nuestro galán, que comenzó en una compañía de opereta, se fue labrando un nombre.

Sus primeros papeles fueron de villano, ya que su físico era todo lo contrario a lo estilado por entonces; pálido, lánguido y con ojos claros, hasta que June Mathis pensó que era ideal para interpretar a Julio Desnoyers en Los cuatro jinetes de la Apocalipsis, y la película fue un rotundo éxito, la más taquillera de 1921, superando incluso a Chaplin con El chico.

Acababa de nacer el latin lover por excelencia.

Tras este film vinieron muchos, todos recordados a pesar del tiempo transcurrido; Camille, El Caíd, Sangre y arena, El hijo del Caíd...

Y a la par que su éxito crecía su vida personal se complicaba. Se casó con su compañera de reparto en Camille, Jean Acker, unión que duró tan solo un mes pues ésta había accedido al matrimonio para salvar su carrera, pues su amante, la también actriz Alla Nacimova, amenazaba con destruirla si la abandonaba.

Tras esta unión, y sin esperar el año obligatorio por entonces para volver a casarse, Rodolfo dio el Si quiero, esta vez en una ceremonia civil, a Natacha Rambova, lo que le costó tres días de prisión y una fianza por bigamia.

Un 15 de agosto de 1926ingresó en el hospital de Nueva York por una úlcera perforada y terminó falleciendo de peritonitis ocho días después.

Su muerte conmocionó al mundo, además de las mujeres que se suicidaron al conocer tan trágica noticia, algunos fueron los hombres que hicieron lo mismo, incluyendo al mozo del ascensor, que no pudo soportar la muerte del astro.

También hubo heridos entre las 200.000 personas que se arremolinaron alrededor del cadáver del hermoso italiano, y el mundo entero lloró su pérdida.

Hollywood Cine

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!