La diferencia entre el criterio de los críticos de #Cine y el público es enorme. Este cronista, que gusta del #Cine de autor, eso sí, no el pedante y pretencioso, sino el bueno de verdad, también tiene los suyos, y podemos discutir si ésta película es la mejor o no.

177 críticos de alrededor del mundo han elegido para la BBC las para ellos mejores películas de lo que llevamos del siglo XXI. Como es habitual, han votado una lista de diez, y el resultado total incluye varias películas excelentes y otras no tanto. En total, 100 películas, aunque como algunas obtuvieron los mismos votos, son 102.

La más votada fue la extraña #Mulholland Drive de David Lynch, cineasta que llegó a lo más alto con su magnífica serie televisiva Twin Peaks, pero que en cine le ha costado llegar a algo más que a un público que gusta del cine de autor.

Película extraña, ambientada en Hollywood, pero que al final deriva en una surrealista historia con toque lésbico y un final aún más extraño.

Muchos críticos, 47, la incluyeron en su lista, la mayoría en primer lugar. En segundo lugar viene el drama amoroso Deseando amar, del hongkonés Wong Kar-Wai. También se incluyen películas muy recientes pero que encantaron a la crítica, como la magnífica Boyhood de Richard Linklater, en quinto lugar, original en la manera de rodarla, por orden cronológico y durante doce años, donde veíamos al protagonista desde los seis años de edad hasta la adolescencia.

La tercera en la lista es Pozos de ambición de Paul Thomas Anderson, y la cuarta la japonesa de animación El viaje de Chihiro, del maestro de la animación Hayao Miyazaki.

La única española es Hable con ella de Pedro Almodóvar, en el puesto 28.

Vídeos destacados del día

También está El laberinto del Fauno del mexicano Guillermo Del Toro, que pese a tener reparto español, es una co-producción con México.

Entre los títulos, hay obras maestras como las francesas La vida de Adèle y Amélie, la alemana La vida de los otros o la danesa Dogville del polémico Lars Von Trier. Después, otras excelentes como la citada de Almodóvar (la que le dio otro Óscar, y sin necesidad de presentarse a la categoría de Película Extranjera), las americanas Zodiac de David Finch y Brokeback Mountain de Ang Lee, la alemana La cinta blanca de Michael Haneke o la iraní Nader y Simin, una separación de Ashgar Farhadi.

Los internautas, al comentar dicha lista final, han dicho de todo, lamentando la mayoría que sea Mulholland Drive la más votada. Incluso alguno se quejaba de la ausencia de Clint Eastwood y la presencia casi anecdótica de Steven Spielberg sólo con Inteligencia Artificial: “Claro, son clásicos, son humanistas, son de derechas…”

Pero los críticos no se dejan impresionar por el aparato hollywoodiense, y votan lo que les parece interesante.

Quizá gracias a ellos, el público, o parte de él, puede descubrir películas que la maquinaria de publicidad de La Meca del Cine no permite descubrir, que no son “el último baño de sangre de Hollywood”, como ironizaba Michael Moore hablando de las películas que los jóvenes del Canadá ven en su país, pero que, paradójicamente, tienen unos índices anuales de asesinatos muchísimo menor que en EE.UU., donde nunca bajan de los 11.000 anuales.