3

“Hacer obras como ésta es necesario porque siguen denunciando lo que las familias no pueden contar de esta manera. Poder contarlo a la gente de la calle para que puedan conocerlo y que llegue al corazón” Así comentaba Curra Ripollés, representante de la Asociación de Familiares de Víctimas del Yak-42T, la apuesta de la compañía Sommis Teatre de llevar a las tablas esta tragedia, una más, por la irresponsabilidad de un Estado defectuoso.

Los hechos conocidos por todos. El 26 de mayo del 2003 bajo el gobierno de Aznar, y con Federico Trillo de Ministro de Defensa. En el vuelo Jak-42 perecieron 62 militares españolas que volvían a España después de estar cuatro meses en Afganistán.

El motivo del accidente, conocidos por el buen trabajo de periodistas libres y valientes, se identificaron como la mala condición del avión. Los hechos lamentables por parte del Ministerio de Defensa, al repatriar los cuerpos sin forense y sin que las familias reconocieran los cuerpos, en la mayoría de los casos equivocados en los ataúdes. La razón de esta falta de celo por parte del Ministerio de Defensa, declara Curra sin reparo fue;  “mi hermano era experto antiminas y estuvo en Afganistán, a mi hermano no lo mato una mina, lo mató la corrupción del Ministerio de Defensa”

Los dos integrantes de la compañía teatral Cristina Aniorte y Rubén Pleguezuelos, han llevado a cabo el texto de esta obra, una recreación de los momentos de la tragedia, instantes de denuncia y emoción donde no solo la ejemplificación de las situaciones tiene relevancia, es el contexto simbólico el que eleva a la obra al espacio de lo explosivo.

Vídeos destacados del día

 “El Teatro denuncia en este país es necesario, necesitamos compañías y actores que se atrevan a denunciar al sistema”, señala Curra. Cual es la labor del Estado en esta tragedia, es una de las preguntas que se deja en el tejado para que el espectador responda. “Cuando en España hay una catástrofe el Estado deja de ser el tutor, y en vez de cogerte la mano y decirte vamos a conseguir la verdad, vamos a hacer justicia, se pone en el banquillo de enfrente”

¿Cómo trabajar los símbolos, liberarlos de las instituciones y convertirlos en pueblo? Rubén Plegezuelos indica que en la obra hay símbolos pero que se liberan. “Reconozco que tenemos un símbolo mal puesto […] porque siempre en la obra la bandera española es de los familiares”. Curra indica el detalle sobre el título “No te reconozco”, explica que, “después de la muerte de los soldados muchas de las familias dejan de reconocer muchas cosas, por ejemplo mi familia era votante del PP y muy católica, y esto los hizo cambiar”. La idea de Patria también sale reflejada comenta Cristina “No lo hemos hecho explícito en la obra” responde, “lo que sí hemos encontrado es la pregunta que los propios militares al ver la obra se plantean, ¿Por qué respetamos a unas autoridades que no respetan su propia patria?”

Curra indica finalmente que todo el trabajo que se ha hecho sobre el Yak-42, “el magnífico trabajo de la buena prensa”, ha conseguido que actualmente “los militares vuelen con seguro, que tengan médicos forenses, y que la gente aprenda a gritar, queremos conocer la verdad”.

La obra estará en cartel desde el día 7 hasta el 10 de Julio en el Teatro del Barrio.