El 11 de Septiembre, el mundo cultural celebrará la inauguración de la 64ª edición del Festival de San Sebastián. En la ciudad homónima, el auditorio Kursaal ya se prepara para las ceremonias de inauguración, clausura y entrega de premios, así como para la proyección de todo tipo de películas. Desde producciones internacionales de gran presupuesto hasta proyectos independientes, pasando por una sección dedicada exclusivamente al Cine vasco.

Estrenos por todo lo alto

Y es que uno de los requisitos para presentar tu candidatura a la sección oficial, esa de la que saldrá el ganador de la codiciada Concha de oro, que premia al mejor film de dicha sección, la que más atención mediática atrae, es que el proyecto presentado no haya sido estrenado. Aunque aún se desconoce qué películas participarán en ésta edición, la lista de beneficiados con dicho reconocimiento, incluye nombres títulos como la coproducción británica, francesa e italiana “Neds”, dirigida por Peter Mullan, quien también interpreta un personaje secundario en dicha cinta; y la más reciente, “Sparrows”, de Rúnar Rúnarsson.

Y aunque el trabajo final y total de un grupo de amantes del séptimo Arte coordinados para lograr entre todos la mejor obra  artística posible es lo que todos disfrutamos en la sala de cine o en el sofá de nuestra casa, lo cierto es que, los directores de fotografía, guionistas, directores e intérpretes poseen un reconocimiento particular que premia la excelencia en cada campo.

Premio a toda una carrera interpretativa

Y dentro de éste último sector, a parte de la correspondiente Concha de plata a la mejor actriz y al mejor actor, hay un laurel mucho más dignatario que el homenaje a ser el mejor farandulero del año.

¡No te pierdas las últimas noticias!
Haz clic en el tema que más te interese y te mantendremos al corriente con aquellas noticias que no debes perderte.
Arte

Hablo, cómo no, del premio Donostia, que condecora la sublimidad de una trayectoria actoral (siempre refiriéndonos al cine, claro está) rica y reconocida. Una medalla que siempre suena a vejez, como si fuese el último consuelo capaz de recibir un artista al borde del retiro tras toda una vida dedicada a entretener. Pero nada más lejos de la realidad. Y si no, que se lo digan a Sigourney Weaver. La neoyorquina, que sucede a Emily Watson (quién lo obtuvo el pasado año, a los 48), aún tiene mucha guerra que dar.

La eterna Teniente Ripley

 Más de 40 películas abalan la carrera de ésta valiente mujer, que gracias a su interpretación de Ellen Ripley en cuatro de las cintas de la saga “Alien”, cambió totalmente el rol de las mujeres en las producciones de los géneros de terror y ciencia ficción, y vio recompensado su trabajo con la primera de sus tres nominaciones al escurridizo premio Óscar, caramelo que la Academia siempre le ha quitado de la boca.

Pero ninguna estatuilla se compara al privilegio de actuar nada más y nada menos que parta el mismísimo Woody Allen. Éste paisano suyo le dio su primer papel cinematográfico en “Annie Hall”. Primera de muchas obras a las que prestó su talento artístico. La aclamada y famosísima “Los Cazafantasmas” y su correspondiente secuela fueron otras de las agraciadas. Incluso se atrevió con la animación, dándole su voz a la computadora en la futurista “WALL-E”.

También estuvo a las ordenes de James Cameron en “Avatar”.

Todo esto no es más que una vista muy rápida a la enorme trayectoria de una persona tan dedicada a la interpretación cómo a su familia. Una auténtica supermujer de la vida real que muy pronto podremos ver en “Un monstruo viene a verme”, la última producción del director patrio J.A. Bayona.

¡Enhorabuena Sigourney!

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más