España es uno de los países en los que menos se lee de toda Europa, hasta el punto de que casi la mitad de la población no lee ni las etiquetas del champú. La gente pone excusas porque al final es lo más fácil: “No tengo tiempo”, “llego muy cansad@ de trabajar”, prefiero ver la película cuando la saquen”...

Nos estamos acomodando y cada vez queremos todo más masticado. Si el ocio propuesto para nosotros implica un mínimo esfuerzo lo desechamos sin siquiera probarlo, y es que no hay tiempo para leer nunca, pero sí para irse de cañas o navegar por internet a través de nuestro smartphone, tablet u ordenador.

Aunque muchos piensan que el motivo principal de que no se lea son las nuevas tecnologías, no creo que estas sean incompatibles con una actividad ociosa y fructífera como es la lectura.

Anuncios
Anuncios

De hecho, con la llegada de los e-books, no hay ya excusa para no llevar más de cien Libros en el bolsillo y ponerse a ello en cualquier momento.

Mi humilde opinión, es que leer o no leer es una cuestión de costumbres y educación. Si uno ve que sus padres leen, que tienen una inmensa biblioteca en el salón o que no les importa gastar lo que para otros puede resultar “excesivo” en adquirir un nuevo ejemplar, es probable que también se aficione a la lectura y sepa valorar este hábito cada vez más obsoleto para las nuevas generaciones.

El problema es que normalmente, el primer contacto que un niño tiene con un libro es en la escuela, donde le obligan a leer x número de libros para poder aprobar x examen de x asignatura.

Anuncios

A partir de ahí, es lógico que el niño asocie la lectura con una obligación y no con una fuente divertida de ocio. Por tanto, una parte de la culpa de que los jóvenes no lean ni lo vayan a hacer a la edad adulta es de nuestro sistema educativo.

En definitiva, es aconsejable que tratemos de influenciar a los más pequeños para que se enamoren de este maravilloso mundo (a poder ser en formato papel).

¡No te pierdas las últimas noticias!
Haz clic en el tema que más te interese y te mantendremos al corriente con aquellas noticias que no debes perderte.
Libros

Si ya somos de los últimos de Europa, no nos convirtamos en los últimos del planeta, y más cuando lo tenemos al alcance. La idiotez y lo banal ganan día a día terreno a la inteligencia y la cultura, por eso debemos actuar al respecto antes de que sea demasiado tarde.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más