La Guerra, ese lugar lleno de hombres (y mujeres) llenos de testosterona preparados para sobrevivir y matar a otros. Auténticas máquinas de pelear.

Ésta es la imagen que todos tenemos de los conflictos bélicos que tantas veces asolaron, y siguen asolando este mundo. Y Hollywood sabe alimentar el estereotipo perfectamente con tíos enormes que manejan el fusil con la facilidad con que tu manejas el móvil con el que estás leyendo ésto. Pero no todo es así. A veces, una persona no necesita abatir enemigos en nombre de un dios o una nación para convertirse en un ¿héroe?. Y eso fue lo que debió pensar Mel Gibson cuando decidió ponerse a la dirección de un trabajo que busca rescatar la historia de Desmond T.

Doss.

Un hombre de paz en un mundo en guerra

Doss nació en la ciudad de Lynchburg, Virginia, en el seno de una familia religiosa de clase media. Sus creencias protestantes le hicieron convertirse en objetor de conciencia cuando, avatares de la vida, fue llamado a filas para luchar en la batalla de Okinawa en la Segunda Guerra Mundial. Su único "crimen" fue negarse a llevar armas y terminar con la vida de otra persona. En un alarde por demostrar que estaba equivocado, sus compañeros le sometieron a diversos castigos y vejaciones, tal y como puede verse enel tráiler de la película.

El proyecto, cuenta con un reparto formado por intérpretes como Vince Vaughn ("Jurassic Park"), Hugo Weaving ("Matrix") y Teresa Palmer ("El aprendiz de brujo").

Y a la cabeza de éste elenco, interpretando a Desmond, cuenta con el californiano Andrew Garfield

Juventud y experiencia unidas

Andrew, quien fue pareja de Emma Stone durante cuatro años, comenzó a ponerse frente a las cámaras a los 21, con el cortometraje "Mumbo Jumbo" estrenado en 2005. Y no ha parado de participar en producciones tanto importantes como más bien humildes, hasta alcanzar la fama en 2012 tras darle vida al súperhéroe "Spider-Man" en el reboot de la saga fílmica homónima.

Ahora se pone la ropa de camuflaje para encarnar al médico militar que a pesar de "traicionar a su patria", logró ser condecorado con la medalla de honor por salvar la vida de más de 75 camaradas en el campo de batalla.

El cineasta americano-irlandés Mel Gibson se pone al mando de una lista formada mayormente por actores y actrices de gran talento pero poco reconocimiento por el público general.

Nombres que no suenan a los de grandes estrellas pero que pronto podría cambiar si aprovechan la oportunidad de lucirse bajo las directrices de alguien que conoce bien la industria y suma con ésta su sexta cinta en su faceta como director. El también actor y productor ha ganado el premio Óscar en 1995 por ocupar la silla de lona en la película "Braveheart", la cual también protagonizó. Cabe destacar que el filme se convirtió también en la mejor producción del año (o así lo consideró la Academia) otorgándole una segunda estatuilla la misma noche, ya que fue parte del equipo de producción.

Ahora, más de 20 años después del hito, el tan talentoso como polémico neoyorquino demostrará si la experiencia es, como dicen, un grado, y logra que una grabación enmarcada en un tema tan trillado como lo es la mayor contienda de la historia del hombre hasta la fecha, se alce con el reconocimiento de los mayores críticos: los espectadores.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!