Los tamales son un platillo típico de México, preparado a lo largo y ancho de toda la república, amado por muchos y muy seguramente degustado por todos, es un platillo de diferentes sabores tales como: dulce, pollo, mole, rajas, etc; pero ¿que pensarías si te dijera que hubo una especie de edición limitada… así es, una edición tan limitada como mórbida, un platillo con salsa, tamal y carne... ¿Qué de qué carne? Pues podría ser pierna, pata, pancita… ah si, pero todo esto hecho de humano.

Cuenta la historia que en el año de 1971 en una de las calles de la colonia Portales, vivía una familia conformada por Trinidad Ramirez, Pablo Díaz y sus hijos.

Era una familia de escasos recursos la cual dependía totalmente del negocio de Trinidad, un puesto de tamales, durante mucho tiempo esta mujer tuvo que soportar una situación de maltrato por parte de su marido tanto hacia su persona como a la de sus hijos.

Pablo Díaz era una persona alcohólica y desempleada, durante el día se iba a cantinas donde luego de perderse en el alcohol, caminaba tambaleante de regreso a casa donde su familia lo esperaba, el miedo de sus hijos y esposa era tal que lo trataban como rey, pero al final, la más diminuta situación, ya sea una mancha en el piso, una tos sin preguntar si se podía toser, etc, sacaban de sus casillas al alcohólico Pablo que terminaba dando brutales palizas a los que debería proteger.

En uno de esas días decidió tomar los ahorros de Trinidad que con tanto esfuerzo había juntado para las cuentas pendientes de la familia y lo gastó completamente en alcohol. Ella, al enterarse, evidentemente le reclamó, pero el hombre recurrió a lo más simple, una nueva paliza a ella y a sus hijos nada más para molestar.

Aunque otras versiones sugieren que luego de pegarle a sus hijos, él afirmó que se iría con otra mujer. La ira de Trinidad era tal que comenzó a maquinar su venganza.

Por la noche, cuando su marido dormía, Trinidad tomó un bate, sigilosamente se dirigió a su habitación y como todo un beisbolista profesional fusionada con el poder de Negan de "The Walking dead", dio un golpe tan acertado a la cabeza de Pablo, que lo asesinó al instante… y vaya que fue afortunado el tipo, puesto que lo que hizo Trinidad con su cuerpo te dejará helado.

Luego del asesinato de Pablo, Trinidad, con toda la sangre fría posible, desmembró el cadáver de su todavía esposo y con partes de su cuerpo, comenzó a preparar los tamales que vendería al día siguiente… las sobras del mismo fueron arrojadas a un terreno valdío.

Días después, luego de que decenas de personas comieran los tamales de humano edición limitada, el olor a putrefacción atrajo a las autoridades al terreno. Finalmente descubrieron el cuerpo descuartizado de Pablo y se inició la averiguación.

Al final de cuentas, Trinidad no era una psicópata, luego de un interrogatorio donde la tamalera narró sus riñas con su esposo, un policía le preguntó

¿Y por eso lo mató?

A lo que Trinidad contestó: Si, yo lo maté.

Trinidad pasó el resto de sus días en prisión, sin amigas, solo bordando y creando flores artificiales, finalmente falleció dando paso a la aterradora leyenda de: "la Tamalera de Portales."

¿Tú crees que "la tamalera de portales" actuó sola? O alguien le ayudó y ella se echó la culpa? Deja tu respuesta en la caja de comentarios.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!