El Bosco está de moda 500 años después de su muerte, a la mayor exposición de su obra en el Museo del Prado se suman un montón de actividades y conferencias basadas en sus cuadros. El Jardín de las Delicias es elmás conocido y en él se ha basado la coreógrafa y bailarina canadiense Marie Chouinard para desarrollar una coreografía que su ballet estrenó ayer en Madrid, tal y como ella propuso.

Marie Chouinard es la Directora de la Danza de la Bienal de Venecia, su compañía(Compagnie Marie Chouinard) fue fundada en 1990, pero ella ya tenían un amplio trabajo coreográfico en su carrera, analizar los misterios del cuerpo humano es uno de sus objetivos que convergen con su interés desde la infancia por la obra del Bosco.

El ballet se trata de una coproducción de la compañía de Chouinard con la Jheronimus Boch 500 Foundation en el marco de la programación de los Veranos de la Villa que organiza el Ayuntamiento de Madrid. Las entradas cuestan 12 euros y hasta mañana jueves 28 podrá disfrutarse la obra de 70 minutos de duración en un único pase a las 21:00 horas.

La coreografía inspirada en el "Tríptico el Jardín de la Delicias" está, en un claro paralelismo con este, dividida en tres actos, el primero se basa en la imagen central del Tríptico, quizás la más misteriosa en cuanto a significado y también la más conocida, se puede observar como los bailarines adoptan en ocasiones posturas similares a las de los personajes del cuadro.

El segundo acto se basa en la imagen del "Infierno", y la coreógrafa no ha dudado en utilizar cuernos y objetos reciclados de otras de sus coreografías. Mientras en el tercer acto nos adentramos en la imagen del "Paraiso".

Con movimientos que emanan sensualidad y poesía sin estar exentos del unapose salvaje, la compañía de Chouinard dota de vida a la obra del pintor holandés, para la creadora se trata de una celebración de la felicidad que produce la contemplación de una obra de Arte como si fuese "una imagen divina".

La obra se estrenará oficialmente el 4 de agosto en la ciudad natal del Bosco, Hertogenboch, por eso pueden considerarse privilegiados los que estos días en Madrid puedan contemplar la paz interior que emanan los bailarines de la compañía con sus pieles blanqueadas y sus cuerpos prácticamente desnudos para apreciar en su esplendor la riqueza de sus movimientos.

Sigue la página Arte
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!