En 1971 Steve Mc Queen triunfaba en Hollywood, su mirada y talante de tipo duro habían conquistado las pantallas con películas como La Gran Evasión (1963) que fue la que le lanzó al estrellato, incluso había obtenido la nominación al óscar por su papel protagonista en la película El Yang-tsé en llamas (1966), y también porBullit (1968), El Secreto de Tomas Crown (1968) fue otro de sus éxitos. Mc Queen había sido un chico problemático, nunca conoció a su padre, hecho que le marcó de por vida, su tío lo crió hasta los 12 años, pero cuando empezó a darle demasiados problemas lo envió con su madre.

Sin embargo acabó en un reformatorio.

En 1947 ingresó en los Marines, cinco años después con la ayuda de estos para reintegrarse en la sociedad, decidió convertirse en actor, y a pesar de no creer que fuera su vocación triunfó. Y con el triunfo llegó el deseo de rodar lo que realmente le gustaba, y a Mc Queen le gustaban los coches y la velocidad. Estos días podemos ver al protagonista de cintas tan destacadas como Papillon (1973) y El coloso en llamas (1974) (aquí junto a Paul Newman y Robert Redford) en el documental The man & Le Mans, que narra precisamente la realización del que sería el mayor fiasco de su carrera.

Su idea era plasmar en una película la realidad de la mítica carrera de coches francesa, quería que el espectador sintiera la velocidad en su propia sangre, el guión no era importante, de hecho era casi inexistente, cada fotograma debía representar la velocidad, esa sensación que sólo conocen los pilotos de carrera en la que en tan sólo unas décimas de segundo debes tomar la decisión correcta, porque en ello puede estar en juego, no sólo la consecución de la victoria sino tu propia vida.

El documental, que acude a material original dela cintacedido por el hijo de Mc Queen, refleja las tribulaciones al parecer inagotables del rodaje, que acabó superando con creces el presupuesto inicial e incorpora entrevistas delos protagonistas.En un gesto de reconocimiento y nostalgia TAG Heuer se ha implicado en la producción del documental como ya lo hiciera en la película original.

Mc Queen al final tuvo que reconocer su fiasco, su proyecto se pasó de vueltas y terminó estrellándose contra un público que no lo supo entender.

Pero a día de hoy los amantes de la velocidad siguen disfrutando y podrán hacerlo más con este documental que le rinde homenaje.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!