Después del estreno (y el rotundo fracaso) en 2012 de su última película, Holmes & Watson, Madrid Days, su personal e incomprendida visión del genial detective inglés y su ayudante resolviendo uno de sus casos en Madrid, donde se encontraban con personajes reales trasladados a la ficción como Benito Pérez Galdós, José Luis Garci decidió retirarse del Cine y dedicarse a otras cosas, como volver a la crítica de cine, dirigir teatro y sobre todo escribir libros.

Ahora, el Col.legi de Directors de Catalunya le concederá el premio honorífico a toda su carrera, algo que han recibido cineastas como Fred Zinnemann, Elia Kazan, Fernando Trueba o Sam Fuller.

Por ello, el diario catalán Ara, a través de su colaborador y crítico cinematográfico Toni Vall, le ha hecho una entrevista.

En ella, Garci habla un poco de su visión del cine actual, de cómo se siente liberado desde que ya no hace películas o sus recuerdos de los filmes que él rodó, entre ellos los que estuvieron nominados al Óscar y el que le dio la estatuilla en 1983.

Sobre no volver nunca más a dirigir películas (lo resume con el título de una película de James Bond, “Nunca digas nunca jamás”), dice: “No he cambiado de opinión. Quiero vivir una vida sin reuniones, sin tener que esperar a que alguien decida si una película mía es buena o mala y si puedes tener derechos de antena televisivos o no”.

Habla de que entre las últimas películas importantes, le fascinó la nueva versión de las aventuras de Mad Max. Y cree que hubiera merecido más premios que El renacido de Alejandro González Iñárritu, la más premiada. Para él es “muy moderna y renovadora”, y la compara con “la Literatura de Homero y el cine de John Ford”.

Toque cinéfilo éste último para un cinéfilo como Garci.

Se siente orgulloso de haber presentado durante tantos años en TVE ¡Qué grande es el cine!, del cual presentó más de 500 programas: “Me han parado por la calle centenares de personas para decirme que tal programa les encantó, agradecerme que les descubriera a uno u otro director, y que ahora los ven por Internet”.

Sobre sus compañeros de tertulia, “trabajaba con gente que amaba el Cine y sabían transmitirlo”.

No habla de su continuación, más modesta, en Telemadrid, Cine en blanco y negro, que no tuvo el éxito de ¡Qué grande es el cine! y que fue relegado a horas de la madrugada en la programación de la cadena autonómica, cuando en TVE se emitía en prime-time de La 2, una de las cosas que se encuentran a faltar en la entrevista. Claro que esto fue culpa de la cadena, no de Garci, que lo presentaba con su habitual entusiasmo, aunque se notó una excesiva presencia del cine clásico de Hollywood, en detrimento de sus otros favoritos Bergman, Rossellini, Kurosawa o De Sica, menos “comerciales” para los jefes de Telemadrid.

Tampoco habla de cuando se fue de la Academia del Cine por sentirse marginado al ver que You’re The One recibió pocas nominaciones a los Goya, ni de la polémica por Sangre de Mayo,por su excesivo presupuesto obtenido íntegramente de una subvención pública. La entrevista era para recordar sus buenos momentos como cineasta, que los tuvo, y eso es lo que hay que recordar.

Recuerda con cariño el rodaje de Volver a empezar, que le dio el Óscar, y que José Bódalo (magnífico en la película) podría haber sido nominado al Mejor Actor Secundario si la película hubiera sido nominada a más categorías, según le confesó el entonces Presidente de la Academia de Hollywood.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!