Una vez más, como viene siendo habitual en los últimos años, la Fiesta del Cine llega a las pantallas de cine españolas. Durante los días 9, 10 y 11 de mayo los participantes a este evento podrán disfrutar, por 2,90€, de los últimos estrenos cinematográficos en más de 3000 salas.

Tras el leve descenso en la asistencia registrado en la pasada edición de octubre, el reto está en superar los 2.196.101 espectadores que alcanzó la cita de 2014, la cifra más alta lograda por la Fiesta del Cine. Lo cierto es que viendo las cifras relativas al primer trimestre de 2016 las previsiones son esperanzadoras.

En los tres primeros meses de este año la venta de entradas subió un 20%, situándose en los 25,9 millones de espectadores; dato positivo viendo las penurias por las que el sector cinematográfico de nuestro país ha pasado en los últimos años, pero es una cifra que queda lejos del máximo histórico de 33,8 millones alcanzado en 2004.

Si bien es cierto que numerosos espectadores están volviendo a la gran pantalla, es innegable que hay necesidad de cambiar el modelo de exhibición de películas. Internet supone un reto para la industria musical y cinematográfica, y las plataformas de pago existentes en nuestro país no están a la altura de la demanda nacional. El principal problema señalado por los usuarios audiovisuales es el reducido catálogo.

El consumidor medio español ha madurado y exige calidad y cantidad, y hasta que podamos disfrutar de los últimos estrenos de largometrajes y series a un módico precio será muy difícil frenar la piratería. Las plataformas de streaming ilegales son el pan de cada día de millones de usuarios, al igual que la descarga de películas por protocolos como el torrent, y cerrar las webs que ofrecen este tipo de contenido ilícito sólo asegura que más tarde surgirá una nueva.

Entre las películas que los asistentes podrán ver la próxima semana durante la Fiesta del Cine destacan Trumbo, biopic sobre el guionista de Espartaco y Vacaciones en Roma, perseguido por la el Gobierno norteamericano después de haber sido acusado de comunista; Hitchcock/Truffaut, adaptación de la magnífica entrevista entre los dos cineastas recogida en el libro "El cine según Hitchcock"; y Julieta, la última creación de Almodóvar en la que el dolor y la pérdida, una vez más, son los sentimientos más presentes.

Sigue la página Arte
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!