Marvel y DC hasta hace unos años eran sinónimo de cómics de superhéroes pero, de un tiempo a esta parte, el gran público relaciona estas editorialescon el mundo del Séptimo Arte. Y es que tanto la casa de Spiderman y Ironman como la de Batman y Superman se han enfrascado en una lucha sin cuartel para dominar los cines de todo el mundo.

No se puede negar que, últimamente, toda película que se estrena alrededor del mundo de los superhéroes se convierte, automáticamente, en unapelícula de éxito, aunque no todas tienen el nivel cinematográfico esperado ni mucho menos.

En ese sentido, Marvel y, especialmente, sus Vengadores se llevan el gato al agua, como demuestra su Capitán América: Civil War, porque han encontrado la fórmula perfecta para combinar el mundo de las viñetas con el mundo del celuloide sin que el salto de un medio a otro se resienta y, sobre todo, satisfaciendo tanto a los aficionados a un arte como al otro.

DC en cambio no acaba de conectar con todos los públicos, ya que su visión más adulta y oscura no gusta a todos. Hay honradas excepciones como la Trilogía del Caballero Oscuro de Christopher Nolan con Christian Bale como protagonista, pero en general la taquilla no responde como se esperaba, como en el caso del reciente estreno 'Batman vs. Superman: el Amanecer de la Justicia'.

Lo que está claro es que tanto Marvel como DC saben donde está el negocio y explotarán la gallina de los huevos de oro hasta que el público diga basta y por eso tienen programadas varias películas con sus personajes para lo que queda de este 2016 y hasta el 2020. Pero ya sabemos que 'quien mucho abarca, poco aprieta' y el hecho de esto exceso de superpoderes en pantalla grande puede saturar hasta el mayor de los fans.

Nadie puede negar que el Cine de superhéroes está de moda y se ha convertido en todo un fenómeno de masas que arrastra a miles de espectadores a las salas con cada nuevo estreno pero si se prima la cantidad en lugar de la calidad el público se cansará y dará la espalda a este género que se tienen que ir reinventando para sobrevivir. Y si no que se lo digan a Bryan Singer y su X-Men: Apocalipsisque después de poner las bases cinematográficas superheróicas con X-Menahora no hace otra cosa que repetir una fórmula ya agotada que es el espectáculo por el espectáculo sin arcos argumentales y con personajes totalmente planos.

El público que consume cine de superhéroes ya ha llegado a la mayoría de edad y busca productos adultos y con la suficiente madurez con los que poder conectar. Así que, Marvel y DC, especialmente DC, no tratenal respetable sin respeto, ya que sabe lo que quiere y como lo quiere.

Larga vida al cine de supehéroes... de calidad!

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!