Harry el suciofue la novena prueba de once lanzamientos nucleares que se realizaron en 1953, como parte de la operación Upshot-Kontholerealizada en el sitio de pruebas de Nevada, un desierto colmado de vecindarios y personas falsas sobre el que caían los misiles atómicos que eran disparados desde un "cañón" experimental.Harryfue disparado desde un dispositivo conocido como HAMLET, y había sido diseñada para causar una explosión de 31 Kt.

Entre tanto, el guionista Oscar Millard tendría la que consideraba la idea más ambiciosa de su carrera: realizar una película que retratara la historia del legendario líder asiático Genghis Khan.

No tenía la menor idea de que su largometraje iba a ser considerado como uno de los grandes fracasos de la década de los 50, pero esto no sería lo peor. Despues de ser rechazado por diversas productoras de Hollywood, el famoso AviadorHoward Hughesdepositó su confianza en el film y aportó alrededor de 6 millones de dólares para su rodaje. Contrató al director de Cine Dick Powell y posterior a la negativa de Marlon Brando, logró contar con el trabajo del mítico actor Jhon Waynepara darle vida al conquistador de Mongolia.

Para entonces, Wayne se había consolidado como el icono del hombre rudo y masculino, y su actuación en diferentes Western y películas de guerra le ayudaron a forjar una posición importante en el mundo del cine, por lo cual, el llamado a la realización de un largometraje de gran envergadura significó una oportunidad que no podía rechazar.

Para filmar la película se eligieron tres parques nacionales del desierto de Escalante, muy cerca del sitio de pruebas de Nevada. Nada mejor que un desierto para las largas tomas en escampados que se observan en la película. Se movilizaron miles de extras y se utilizaron una gran cantidad de vestidos, toneladas de maquillaje para recrear las épicas batallas que tuvieron lugar en el centro de Asia.

Todo el equipo se quejaba de un sabor metálico que perduraba en el aire del sitio de grabación. Aunque sabían de la cercanía de los campos de pruebas nucleares que el ejercito Estadounidense había establecido en Utah, aún no se habían estudiado las consecuencias de la exposición a materiales radiactivos sobre el cuerpo humano.

Sucedió entonces que el equipo de grabación decidió trasladarse a un estudio más cerca de Hollywood, para lo cual transportaron más de 60 toneladas de tierra del desierto para recrear los paisajes del medio oriente que querían presentar. Nadie sabia que la nube radioactiva generada por El sucio Harryse había desplazado hasta el escampado donde se filmaría la película, y que depositó sobre el suelo de Nevada un polvillo radioactivo que causaría una catástrofe en el equipo del conquistador de Mongolia.

Todos pensaron que lo peor había pasado con el fracaso comercial y las durísimas criticas que aplastaron la película. Ocurrió que, día a día, el equipo de trabajo iba muriendo de manera ininterrumpida sin alcanzar siquiera a luchar por su vida.

Se forjó una leyenda que mencionaba que la película estaba maldita.Sin embargo, la revista People dio la alarma en 1980, de los 220 miembros del equipo de producción, 91 habían adquirido una enfermedad y 46 estaban muertos. La causa, cáncer. Se creyó, pues, que una epidemia de la enfermedad se había desencadenado entre las personas que participaron en la película.

Fue entonces cuando aparecieron los estudios que determinaban la relación entre la lluvia radioactiva y la presencia de células cancerígenas en las personas expuestas por largo tiempo.John Wayne moriría a los 72 años de un cáncer de estomago. Susan Hayward también moriría de cáncer a los 57 años, al igual que el director, el productor y varios miembros del equipo de rodaje.

Según la revista People, la cifra de muertes asciende ahora a los 150.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!