Abdelatif Hwidar, además de enfrentarse en 'Tierra del fuego' a la complicación de su personaje –un exterrorista que cumple cadena perpetua–, está frente a su primera obra de Teatro –hasta ahora ha centrado su carrera en el cine–, un reto en el que ha contado con la ayuda de sus compañeros. “El primer paso es analizar el texto letra por letra, ver si es tendencioso o incompleto, pues es un tema del que por mi familia ya tenía mucha información –la obra se sitúa en el conflicto palestino-israelí–. Me fascinó el texto y después he ido trabajándolo tanto con el director como con mis compañeros”, explica Hwidar.

Su antagonista es Yael Alón, una azafata asustada a la par que decidida, con la que debe enfrentarse 22 años después de intentar asesinarla.

La interpreta Alicia Borrachero. Actriz impecable, que no cae en la trampa de exteriorizar sus emociones desde la fácil exaltación, sino que juega con su personaje desde la contención; dándole poco a poco cada vez más intensidad. Delicada y con una sobrecogedora fuerza. Sin duda, una de las mejores actrices que hay en España sobre las tablas. 

El reparto lo completan Tristán Ulloa, como marido sereno y comprensivo que no está dispuesto a renunciar a su propia vida por unos ideales de los que ya no está tan convencido como su mujer. Malena Gutierrez, como madre de la amiga asesinada. Agonizante. Sus intervenciones son pequeñas pero perfiladas y punzantes. Juan Calot es el padre. El emblema, quien desde la serenidad sabrá hacer templar los reproches de su propia hija. Por último, Hamid Krim es un abogado en quien priman sus propias razones.

Vídeos destacados del día

La compenetración del elenco, el haber sabido crear una armonía escénica, es uno de los tesoros de esta obra. No por ser protagonistas, Borrachero y Hwidar han querido estar por encima; sino que con una generosidad que no todos los actores tienen, dan espacio a sus compañeros. “En los ensayos vas regalando cosas a tus compañeros y hay un feedback muy enriquecedor, una interrelación muy bonita”, destaca Hwidar. Esa complicidad se nota y se agradece.