Eurovision Song Contest se celebró la noche del 14 de mayo en Estocolmo donde la tensión estuvo presente hasta el final de la gala. El nuevo sistema de puntuación provocó la expectación de todos los Eurofans, dejando para el final las votaciones del público siendo las de los jurados internacionales las que se conocieron en primer lugar. Finalmente, a pesar de ser Australia la que encabezada el ranking en la primera mitad del proceso, los ciudadanos dieron la victoria a Ucrania.

Pero, ¿qué papel ha jugado la política en esta edición?

La guerra política entre Ucrania y Rusia lleva activa desde hace años y en esta ocasión el Festival de Eurovisión ha servido como excusa para llevar a cabo una batalla en segundo plano donde Rusia ha acabado perdiendo. La canción ganadora interpretada por Jamala titulada 1944 hace referencia a la deportación del pueblo tártaro a manos del gobierno de Stalin en ese año, un contenido político que, claramente, influenció a los países europeos, tanto al jurado como a los Eurofans, quienes dejaron claro que su voto NO era para Rusia.

En el año 2008 España fue representada por Rodolfo Chikilicuatre, a quien le hicieron cambiar la letra de su canción por simplemente mencionar a personajes del panorama político. La composición de Jamala es política en toda regla y Rusia se percató de ello queriendo recordar que en Eurovisión no están permitidas las canciones con dicha temática. A pesar de ello y del debut casi victorioso de Australia, Ucrania se llevó el trofeo a casa.

Si nos atenemos a que Eurovisión es un concurso musical podríamos concluir que este país no se mereció la victoria, debido a la presencia de canciones musicalmente más destacables. Desde hace años los conflictos entre países y las relaciones de compañerismo han estado presentes en el Festival de la Canción, pero quizás sea hora de plantearse cuáles son los criterios que Europa debe seguir a la hora de votar o aceptar que la política forma parte de la vida de todos los ciudadanos en el mundo, un factor que siempre va a estar presente aunque intentemos dejarlo a un lado.

A pesar de esta tensión el espectáculo, por primera vez emitido en Estados Unidos tras la adquisición de los derechos del concurso por parte del canal Logo, fluyó a la perfección gracias al trabajo de puesta en escena y coordinación que realizaron todos los profesionales del sector. La presencia de Justin Timberlake – probablemente por la retransmisión estadounidense – entretuvo al público en el descanso con la interpretación de Rock your body y Can’t stop the feeling.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más