La forma más lógica (desde el punto de vista hermenéutico), de conocer a un escritor es, precisamente, leyendo sus obras. Así es como conocí el pensamiento de Octavio Paz, hace ya algunas décadas. Un autor me fue llevando a otro y un libro a uno más, hasta que me quedé estancado en la lectura de la vasta obra del escritor (y premio nobel), centrado más en hurgar en sus ensayos que en la poesía, habrá que decirlo.

No sé si una ingenuidad intelectual de mi parte fue lo que hizo que por muchos años me quedara leyendo al gran ensayista (lo digo en el sentido de su metodología y aportes en ese género literario), o definitivamente encontré en dichas lecturas elementos suficientes para que en mi germinara algún interés reflexivo.

El punto es que, leía con gran gozo y esfuerzo crítico su vasta obra ensayística no para tratar de emularlo (cosa por demás absurda si lo intentara), sino para encontrar mi propia preocupación ética, estética y política de la vida y, sobre todo, del arte en sus diversas expresiones y actitudes. Y dicho ejercicio lo emprendía evitando ver a un Octavio Paz que en un periodo de su vida fue criticado desde el punto de vista de la política.

Mi interés, como lo señalé, era otro. En sus ensayos encontré una metodología que aunque el propio género literario tiene sus propias características, la posibilidad de plasmar mi propia actitud en la escritura. En ellos encontré también una capacidad argumentativa que es posible alcanzar si se ejercita una mirada de la realidad desde diversas perspectivas reflexivas.

No con el afán de justificar una tesis, sino de proponer un diálogo de ideas.

Hoy, con el paso del tiempo, lo vuelvo a releer (se deduce que por algunas razones, dejé de hacerlo, lo cual no es oportuno mencionar aquí), y es por una sencilla razón, soy parte de esa generación que en estos cambios vertiginosos y nuevas realidades que está viviendo nuestro país: México; empezamos a encontrar en las obras del escritor, una enigmática vigencia de sus ideas y/o reflexiones que se vieron opacadas por las críticas y los tiempos convulsos que se estaban viviendo en décadas pasadas.

Sigue la página Libros
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!