Esta mañana empecé mi día escuchando At last de Etta James y el poema Bad new government de Emily Berry me vino a la mente. Emily Berry es una poeta inglesa que descubrí hace algún tiempo.

En Guatemala hubo elecciones hace poco. En España también, pero todavía no se llega a un acuerdo. Todos, porque me incluyo, estamos a esperas de saber qué sucederá, quién entrará al nuevo gobierno. Y pensé que, sin importar quien entre al poder, siempre nos quejamos. Siempre. En especial del gobierno. Yo también me quejo. Me quejo todo el tiempo y me pregunto, ¿cuándo empezarán los gobernantes a hacer lo que pedimos, a ser lo que queremos?

Llegué a una respuesta después de una reflexión no muy honda.

Nunca. Nunca. No es por ser pesimista, pero obviamente las cosas nunca van a salir exactamente como queremos que salgan y muchas veces incluso serán algo totalmente contrario a lo que quisiéramos que fueran.

El título de este artículo es el título de el poema que con un lenguaje muy sencillo y sin grandes metáforas, habla de los problemas que siempre nos afectan a todos. Está dirigido a una segunda persona, su amor.

El poema comienza diciendo: «Amor». Y después de eso nos envuelve en las tareas cotidianas que de alguna manera, dice el poema: «me llevan a escribir mi primer poema político que (como siempre) habla de mi amor hacia ti».

La poeta tiene una manera de envolverte en la pequeña escena que narra y de mezclar todo eso en un poema en prosa que narrando unos cuantos acontecimientos con una mirada muy propia, nos narra también algo más que solo lo que dicen sus palabras.

Vídeos destacados del día

 

¿Por qué mezclar amor y política? La pregunta debería ser ¿por qué no? Y esto me lleva a otra pregunta que siempre escucho y que yo misma me hago algunas veces: ¿Los escritores tienen que meterse con la política? Y la respuesta que he escuchado de algunos escritores: No. No tienen que, pero sería imposible no hacerlo.

Tal y como sucede en muchos, no puedo decir todos, pero en muchos países, nunca estaremos de acuerdo con las personas que lleguen al poder hasta el día en que decidan dejar de lado sus pretensiones personales, y seguiremos siempre gracias a lo que ocurre en el sistema, teniendo poesía como la de Emily Berry.

Intenté encontrar el poema en español, pero me fue imposible así que hice lo mejor pude para escribir una traducción de éste:

Amor, esta mañana desperté en un apartamento vacío con un nuevo mal gobierno; hacía frío la nevera todavía estaba vacía y mi corazón, ese yonki seguía masticando con ese sonido de motor viejo, Empiezo el día como un motociclista cansado Quiero que pase rápido y enviarte un e-mail de las siguientes felices circunstancias: capullos de rosa mañaneros, una fiesta de cumpleaños, una nueva receta de pastel pero hoy son botellas de agua caliente y un desayuno frugal de tostadas que se queman en protesta

No estás aquí por supuesto pero vives en mí como una minúscula válvula de hombre que ilumina mi recamara Luego te llamaré para contarte sobre el nuevo primer ministro, lo preocupante de los nuevos desarrollos y de como mi escritura sobre mi primer poema político es (siempre) de mi amor por ti