Felipe el Hermoso era bastante mujeriego, cosa que sabía su mujer Juana y que no soportaba. Felipe ideó un plan para seguir llevando a las mujeres, principalmente de otros pueblos cercanos, al castillo. El plan consistía en la creación de un observatorio, aprovechando el nulo interés de su mujer por la ciencia, en la torre de su castillo, una vez construido podría observar las distintas ciudades desde él, eso supuestamente porque lo que en realidad hacía no tenía que ver con la localización de las ciudades aunque por Cuenca parecía tener cierta predilección.

Anuncios
Anuncios

Así, cada vez que quería irse con alguna moza no tenía más que decirle a la reina: “Subo con la dama al observatorio, que la voy a poner mirando para Cuenca” (blanco y en botella, Juana).

Obviamente  los guardias sabían perfectamente lo que iban a hacer, porque no creo que les apasionara tanto la ciencia como para gritar. La expresión tuvo pronta difusión por el reino ya que eran muy conocidos los escarceos amorosos del rey Felipe, y de su uso se encargaron de extenderlo los miembros del castillo en sus juergas.

Anuncios

Hay quien dice que esto es sólo un bulo, un invento, concretamente de menéame, que la expresión tiene su origen en los tiempos de Al Ándalus, conocida como "ponerse mirando a la Meca", sin ningún carácter sexual, pues entre Cuenca y La Meca hay una diagonal , quedando la Meca al sureste y así los musulmanes podían rezar en la dirección correcta siendo  esta manera la postura y orientación en la que se colocan los musulmanes para realizar sus oraciones y su parecido a la mencionada postura sexual.

¡No te pierdas las últimas noticias!
Haz clic en el tema que más te interese y te mantendremos al corriente con aquellas noticias que no debes perderte.
Casa Real Historias

Luego, cuentan que se cambió la expresión para que no hubiera ningún dicho no cristiano en la península, (respeto ante todo a lo ajeno) y sustituyeron Meca por Cuenca. No sé si será verdad o no lo del rey Felipe o no, o si la expresión es una mezcla de las dos Historias, lo de la postura de rezo me lo creo y lo del rey que engaña a su mujer, lo lleva a su castillo y la reina no se entera o no se quiere enterar aunque se lo digan a gritos....también.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más