El punto de partida de este viaje a través de más de 20.000 kilómetros entre valles, senderos y lagos se halla en Friburgo, donde su catedral gótica destaca sobremanera, albergada dentro de una plaza rodeada de portadas propias de la Edad Media. De Friburgo también destaca la calidad de sus vinos y la gran presencia estudiantil, ya que su Universidad es una de las más célebres del país germano.

Saliendo de la ciudad, se atisba la cumbre del Kandel, el pico Feldberg, con casi 1.500 metros de altitud, lugar ideal para practicar deportes de invierno, así como el macizo Belchen, una zona preferida para los senderistas, contemplando el comienzo de los Alpes al fondo.

También en esta zona se sitúa el Lago Titisee, en cuyos meses de verano los bañistas se agolpan. Pueblecitos como Triberg, famoso por sus relojes de cuco, sus edificios barrocos y su cascada Wasserfalle, o Furtwangen, cerca de la cuenca del Danubio, son algunos de los lugares más pintorescos de la zona.

Hacia el norte, el Valle de Elz, poblado de granjas que preservan la arquitectura tradicional de esta región, rodeadas por cerezos. Gengenbach, pueblo vinícola por excelencia, se desarrolló gracias a la presencia de un monasterio de la orden benedictina en la Edad Media. Su centro medieval está protegido por torres y fachadas renacentistas. De aquí parten numerosas rutas senderistas por los valles secundarios de la Selva Negra.

Algo más al norte aparece la garganta del río Guttach, enclavado en un paraje protegido, con grandes saltos de agua en su recorrido.

En dirección a Baden-Baden, en pleno Valle de Murg, es recomendable hacer una parada en Baiersbronn, con el Lago Mummelsee, uno de los más cautivadores del conjunto de la Selva Negra.

Ya en Baden-Baden, el turismo de lujo se agolpa alrededor de sus baños termales, ya muy frecuentados por las clases privilegiadas hace unos siglos, todos ellos de una gran calidad, fruto de la presencia romana en la zona. Aparte, en Baden-Baden también es recomendable visitar su castillo, el Kurhaus o la Colegiata de la Markplatz.

Estos típicos balnearios también aparecen en localidades cercanas como Badenweiler, Bad Liebenzell o Wildbad.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!