La celebración, el pasado viernes 1 de abril, de ‘La noche de los teatros’ fue un gran éxito al que se sumaron numerosos teatros e instituciones de la Comunidad de Madrid. Miguel de Cervantes, Wiliam Shakespeare y Ramón María del Valle Inclán fueron las figuras que acapararon casi todas las actividades, pues el evento quiso convertirse en un modo de conmemorar los cuatrocientos años de la muerte de los dos primeros, y los 150 años del nacimiento del tercero.

No solo los espacios de Madrid capital y sus calles centrales se engalanaron para festejar una noche dedicada íntegramente a los espectáculos en vivo, sino que también centros culturales del resto de la comunidad de Madrid se sumaron a la iniciativa, como fueron Móstoles o El Escorial.

El lenguaje fue tan diverso como lo es el arte: danza, lecturas dramatizadas, música y espectáculos destinados a los más pequeños, que también pudieron disfrutar de la noche del Teatro. Esta jornada ha sido la guinda a un pastel que se cortó el pasado 27 de marzo, cuando se celebra el Día Internacional del Teatro. En esta ocasión, el clásico manifiesto corrió a cargo del director de teatro rusoAnatolyVasiliev, quien recordó que “solo el teatro” aporta “una palabra de boca en boca, una mirada de ojo a ojo, un gesto de mano en mano, o de cuerpo a cuerpo”.

De este modo contestaba a la pregunta de si necesitamos o no el teatro.

Una respuesta que también dio como afirmativa el público de Madrid, pues fueron muchas las funciones que colgaron el cartel de ‘Entradas agotadas’ en una noche en la que se abarrotaron las salas. Medio centenar de espacios ofrecieron descuentos de entre el 25 y el 30% sobre el precio de las entradas, una medida que el público acogió con fervor, demostrando de este modo las nefastas consecuencias que el 21% del IVA está dejando sobre los espectáculos teatrales, tal como señalaron algunos de los asistentes al evento.

La XIX Noche de Max Estrella, un recorrido por los lugares por los que transita en su última noche el personaje de Valle-Inclán de ‘Luces de Bohemia’, fue uno de los espectáculos más aclamados, pues fueron centenares los que se sumaron a la comitiva que partió de Casa Ciriaco, donde se ofreció vino y chorizo a los asistentes. Se celebraban así los cien años de la publicación de la obra cumbre del esperpento. Ignacio Amestoy y Javier Huerta condujeron el recorrido, que hizo una parada ante el lugar en el que el Fígaro se suicidó por una España que no avanzaba.

“Escribir en Madrid es llorar”, dijo Larra.

También Cervantes estuvo representado en muchos espectáculos. Entre otros en la Casa de Correos de la Puerta del Sol, donde se recordaron ‘Las aventuras de Don Quijote’. Previamente, Alfredo Sanzol y Carmen Conesa habían sido los encargados de dar el pregón.

El papel de la mujer también se reivindicó en una noche en la que el teatro recuperó su carácter de lucha por los derechos perdidos. Lo único que jugó en contra fue que el sonido en mucho de los espectáculos era bastante mejorable.

Por lo demás, la noche de los teatros despuntó con numeroso público y actividades.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más