Dharavi es una ciudad ubicada en el centro de Bombay, en la India. Es una zona precaria y marginal, con cerca de 1 millón de habitantes. Entre calles pequeñas y angostas y chabolas, se yergue una población inmensamente pobre, que ignora la violencia y los delitos.

Allí aparecen 2 artistas, inquietos y generosos que deciden hacer un museo, pero no cualquier museo, uno de diseño y móvil. Es entonces cuando Jorge Mañes Rubio, Amanda Pinatih conciben el Design Museum Dharavi.

Jorge vive en Ámsterdam, pero nació hace 31 años en Madrid.

Anuncios

Se ha dedicado a las artes visuales y ha sido galardonado con numerosos premios por su trabajo. Amanda es historiadora y crítica de Arte, trabaja como profesora y gestora de sus propios proyectos culturales. Ambos han decidido llevar el arte a un sitio impensable.

¿Cómo se os ocurrió la idea de hacer un Museo móvil?

La idea en si se fraguó cuando pensamos en construir un museo en Dharavi. Dado el limitado espacio disponible en Dharavi, la idea de una gran construcción o edificio no tiene ningún sentido.

Además, queríamos presentar una idea alternativa de museo. No un espacio en blanco donde se contempla arte o diseño, sino una plataforma más flexible y polivalente, acorde con lo que se puede encontrar en Dharavi. Así que pensamos que la idea del museo sobre ruedas encajaba perfectamente, porque nos permite viajar a través de Dharavi, interactuar con diversas comunidades, y disponer de un programa mucho más abierto.

Muchas familias en Dharavi, aprovechan el barro para trabajar la alfarería fabricando artesanías que luego venden en mercadillos.

Anuncios

Buscan dar visibilidad y pedir igualdad de derechos para los habitantes de Dharavi, la ciudad conocida como el mayor “tugurio” del mundo.

¿Qué ha sido lo más difícil del proyecto?

Al principio necesitamos algunos días para conocer a nuestro equipo en Dharavi, y ver como podíamos llevar a cabo este proyecto que tiene varias partes bastante complejas. Desde tratar con los creadores de Dharavi para que formen parte de alguna exposición, a construir el museo en sí o encontrar una localización adecuada.

Es un proyecto complejo, pero somos afortunados porque contamos con un equipo en Dharavi que nos ha acogido de manera increíble. Estamos muy ilusionados de ver como el proyecto va a crecer en el futuro.

Jorge y Amanda creen que la ciudad es de una actividad sin igual, la densidad del sitio no los asusta. En su página web relatan como lo ha motivado ver la fabricación y venta de productos manuales por cualquier rincón de la ciudad. Esperan que la comunidad local sienta suyo este museo que está, íntegramente pensado para Dharavi.

Anuncios

El soporte de este museo móvil son los carros que suelen utilizarse en el mercado y que los propios vendedores empujan con su cuerpo. Amanda y Jorge sostienen que Dharavi es el mejor sitio para hacer un museo móvil. Con este pequeño espacio de participación y encuentro, han logrado fusionar el arte con la geografía del lugar.

La segunda exposición se ha inaugurado hace apenas 5 días, con una fiesta que se prolongó por más de 10 horas con torneo de cricket incluido.