Paqui González hace encaje de bolillos, y recibe clases para mejorar su técnica desde hace cinco años, y además es proveedora e intenta vender este arte en ferias de artesanía desde hace décadas. Este pasado fin de semana ha participado en la feria medieval del descubrimiento de Palos de la Frontera, en Huelva, en la que se dan cita numerosos artesanos, con talleres de hierro, de escultura y talleres de cetrería, entre otros.

González destaca que el encaje de bolillos es una artesanía de gran belleza muy valorada por la gente, aunque lamenta que al ser cara -pues es muy laboriosa-, la gente joven, aún pareciéndole bonita, no invierte en ella y opta por mantelerías, mantillas y prendas más "low cost". Una situación que hace difícil el mantenimiento de este arte que, pese a todo,"no debe perderse".

"El bolillo tiene acogida pero estamos pasando una etapa de crisis, al ser un artículo de lujo, pero es igualmente admirado", explica González.

"Pero no debe perderse, no solo porque es una herencia de nuestros antepasados, sino porque es una joya", concluye.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más