Cuando el visitante pasea por Aracena, un pueblo blanco situado al norte de la provincia de Huelva, puede pensar que el tiempo se ha detenido. Callejuelas blancas, alegres y andaluzas, que hacen perder la temporalidad. El turismo, que gotea incesante de camino a la Gruta de las Maravillas, es una señal de que los tiempos modernos no lo son tanto, y que hace ya más de cien años que esta cavidad se abrió al público, convirtiéndose en la primera cavidad de España que se acondicionó para el turismo.

Pero esta atemporalidad la demuestra además la visita al castillo, ubicado encima de la cueva, y de reciente reapertura tras varias investigaciones.

En este castillo pueden verse métodos que se utilizaban para hacer más fácil la vida diaria en la montaña. Además el visitante se encuentra aún las consecuencias de ejemplos de reciclaje y reutilización de objetos que se desarrollaronen la época, de modo que una conciencia que asociamos a nuestro siglo es tan solo la herencia de los logros del pasado.

Sigue la página Arte
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!