Ya sea el inglés, el alemán, el francés o el mandarín todos tenemos un idioma que quisiéramos aprender o mejorar, ya sea por ocio o por necesidades profesionales. Habrá quien quiera viajar por Francia, quien quiera disfrutar de una ópera en italiano o quien quiera ser ingeniero o enfermero en Alemania. Sin embargo, la falta de tiempo y la abundancia de métodos maravilla con más renombre que otra cosa, en muchos casos, genera una maraña de cursos difíciles de entender. ¿Qué debería hacer uno? ¿Ir a una academia?

¿Contratar un profesor particular? ¿Ir a un instituto oficial?

La respuesta es simple; depende.

Un profesor particular puede ser una de las mejores salidas. Muchas empresas contratan a otras para que les den clases telefónicas de conversación a sus empleados. Este método está muy bien si uno no dispone de mucho tiempo y, más importante, ya tiene cierto nivel en la lengua. Como se puede uno imaginar, de poco serviría una clase de conversación si el estudiante no conoce el verbo to be. Otra modalidad más conocida son las clases presenciales u online con un profesor solo para ti.

Este sistema ofrece una adecuación exacta a tus necesidades a la vez que se trabajan todas las disciplinas.

Las academias privadas pueden ser una buena opción también si se tiene un horario más rejalado, pero hay que saber distinguir entre las que están ahí para ganar dinero con un buen servicio y las que están ahí para ganar dinero. Punto. También se ha de diferenciar entre las academias para la preparación de exámenes y las demás.

En las primeras se especializan en una misma metodología. En el caso del inglés se especializarían en los exámenes Toefl, Trinity o Cambridge entre otros. Sin embargo las academias suelen ser casi tan caras como contratar un profesor particular así que ahí, la diferencia, la marca el profesor y las necesidades de cada alumno.

Si se tiene más flexibilidad un recurso muy valioso que tenemos en España son las Escuelas Oficiales de Idiomas.

En las más pequeñas podremos aprender normalmente inglés, francés y alemán, pero en las más grandes como la escuela Jesús Maestro en Madrid podremos elegir entre más de 20 lenguas. Se ofrecen cinco horas semanales por el económico precio de 269€, aunque este varía en función de la comunidad. Ofrecen una titulación propia homologada y exámenes de nivel cuando se entra, sin embargo la asistencia es necesaria para no perder la oficialidad.

Cursos de inmersión en verano o de intercambio durante el curso son un gran extra que ayuda a mejorar a pasos de gigante. Sin embargo ocurre algo similar de lo que pasa con las clases telefónicas, se necesita cierto nivel para sacar el máximo partido al dinero y tiempo invertido.

Un nivel A1 o A2 puede no ser suficiente, aunque como en todo, depende de cada caso.

En definitiva, estas son las maneras más comunes y eficaces para aprender una lengua, cada uno deberá elegir qué se ajusta más a su perfil aunque lo más importante, lo imprescindible, es que un idioma no se aprende si no se usa.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!