La niña de tus ojos (1998), de Fernando Trueba, es uno de tantos ejemplos que logra los aplausos de los menos entregados al Cine de nuestro país. Fue una obra maestra que puso de acuerdo a todos sus espectadores, transformándose instantáneamente en un clásico sin competencia.

El programa de Televisión Historia de nuestro cine, valisosísimo hallazgo en una parrilla, la de la 2 de TVE, a la que no se le prestaba demasiada atención, está descubriendo joyas innegables y demostrando que aquí se han rodado películasdelos más variados géneros con una calidad que no desmerece a la de otras nacionalidades.

La niña de tus ojos se emitió el 19 de febrero, viernes, y a ella le siguió el coloquio que tiene lugar ese día de la semana con algunos colaboradores del programa e invitados en representación de los títulos que hemos ido viendo desde cada lunes.

Fernando Trueba, director de la cinta protagonizada por una Penélope Cruz a punto de dar el salto a Hollywood, estuvo presente en él. Siempre es un placer escucharlo, es lo que ocurre con los maestros, pero esta vez lo fue por un motivo muy especial: en breve comienza el rodaje de La Reina de España, segunda parte de la película, y qué mejor momento para contar cómo surgió la idea de hacerla.

Asegura el responsable de Belle Epoque que ni Macarena, ni Fontiveros ni el resto de personajes lo dejaban en paz una vez acabada la película.

Que él seguía con su carrera mientras acudían a su mente encuentros de unos y otros tiempo después de que se hubieran acallado los ecos de su éxito. Lo asaltaban incluso diálogos que pudieran cruzarse en esas ocasiones, hasta que llegó un momento en que pensó que lo que tal vez tenía que hacer era sentarse a escribirlo todo, juntar unas ideas con otras y darle forma al guion de una segunda parte.

Pocas son las ocasiones en que el Cine español pone en marcha secuelas de sus películas. Muchas veces no tienen el éxito que debieran para poder hacerlas, otras lo que no tiene es sentido porque sus relatos no precisan de mayor extensión. Variadas son las razones por las que segundas partes en España no suelen tener lugar, a excepción de los Ocho apellidos catalanes, arrolladora continuación de Ocho apellidos vascos.

También se pueden citar los casos de Torrente o REC, pero ellas han llegado a ser sagas y para conseguirlas primero hay que pasar por la trilogía.

Como espectador, las ganas de ver La Reina de España se mezclan con el temor que produce la posibilidad de que la película no esté a la altura de su predecesora. No sería bonito tener que comparar una joya con una película situada en sus antípodas. Pero estamos hablando de un equipo capitaneado por Fernando Trueba, así que la confianza en el proyecto es absoluta. Un director cuyo último trabajo fue El artista y la modelo no puede flaquear. Sería muy extraño que lo hiciera.

Sigue la página Televisión
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!