En el cortometraje de Conservación Internacional (CI) la encolerizada madre naturaleza nos alude sobre su existencia y evolución sin la necesidad de seres humanos, la voz de Julia Roberts nos reprende de la falta de conciencia ante nuestros actos de cuidar el planeta que habitamos.

Este efecto de abandono humano ante el tiempo y el ambiente, se puede observar en la excelente exposición del artista mexicano Martin Soto Climent “La Bella Durmiente” presentada en el Museo Universitario del Chopo, en la instalación se muestran vestigios simbolizados en objetos, que sobrevivieron a los 100 años del sueño profundo, del personaje del cuento de hadas, La bella durmiente.

Anuncios

La historia cuenta que tras el pinchazo de dedo de la protagonista, esta cae en un letargo profundo, durante el tiempo de su narcosis nunca envejece y según la historia original (Giambattista Basile y Charles Perrault) los padres mueren y el castillo es abandonado y devorado por el bosque.

Animales muertos y objetos que duraron el cataclismo del tiempo, invaden la sala, dando la sensación de estar en un fortín arquitectónicamente suspendido, emocionando y motivando la imaginación.

En entrevista hecha por el museo, el artista menciona “es un tiempo alejado de lo racional y la temporalidad productiva propia del sistema social” Así que transitar por esta depresión surrealista, supone deambular por la decadencia de un sistema monárquico explotador y usurero, sin duda es ampliamente recomendable visitar el museo de la UNAM y perderse en este paraíso forastero y consciente.

Como amplia sugerencia deambulen la sala usando como banda sonora la canción Only One de Hertless Bastards, buen viaje.

Martin Soto Climent (1977). Vive y trabaja en la ciudad de México [VIDEO]donde co-fundó el espacio de proyectos Lulu, con el curador independiente Chris Sharp en 2013. Algunos de sus más recientes proyectos individuales son: Caramel Huysmans, en Proyectos Monclova (Ciudad de México); Lusterbutterfly, en T923 (Roma); Contemporary Comedy: Glossy Mist, en Clifton Benevento (Nueva York); La ecuación del deseo, en Kunsthalle Winterthur (Suiza); y The Bright of the Whisper, en Kunstraum Innsbruck (Austria).