Esta 68 edición de los premios del sindicato de directores, los Directors Guild Awards volvieron a coronar a Alejandro G. Iñarritu como mejor director del año por su trabajo en la monumental El Renacido. Este galardón supone la segunda victoria consecutiva de Iñárritu, algo que no había conseguido ningún otro director, tras vencer el año pasado por Birdman, que como bien sabemos se corono en la posterior ceremonia de los Oscars como gran triunfadora con 4 premios, entre ellos mejor película y director. Sin embargo en 2015 la sobresaliente película protagonizada por Michael Keaton gano en los tres sindicatos más relevantes: el de productores (PGA), el de actores (SAG) y el de directores (DGA).

Esto supone en prácticamente la totalidad de las ocasiones una victoria segura a mejor película en los oscars. Sin embargo si nos remitimos a lo que ha ido sucediendo en esta temporada 2015-16 nos encontramos con una situación muy distinta, repasemos.

Este año, el sindicato de productores o PGA dio su máximo galardón de forma sorprendente a La Gran Apuesta, la película sobre la crisis de Adam McKay. Por su parte, el sindicato de actores o SAG premio como mejor reparto a Spotlight, la notable película de Thomas McCarthy sobre los abusos de menores de la iglesia católica. Spotlight, además había ido triunfando en premios de la crítica, convirtiéndose en la gran favorita de la carrera, sin embargo llegados los Globos de Oro, El Renacido,se hizo con los premios a mejor película de drama, a mejor director y a mejor actor protagonista por el papel de Leonardo DiCaprio.

Estos hechos nos dejan una situación de máxima incertidumbre para la gala de los oscars, que se celebrará el 28 de febrero. Una de las consecuencias directas de la victoria de Iñarritu anoche, quizás la más clara, es que George Miller, el director de la fabulosa Mad Max: Furia en la carretera, pierde su situación de favorito.

Esta además es la cuarta vez, solo la cuarta, que los premios de los tres gremios más importantes caen en diferentes películas, esto solo ha sucedido en 2001, 2002 y 2005, donde ganaron el oscar Gladiator, Una mente maravillosa y Million Dollar Baby, las tres ganadoras en el SAG. Esto nos hace pensar que por antecedentes, Spotlight sea la favorita, y según los analistas lo es.

Este es un criterio poco fiable, no nos engañemos, lo mejor que podemos hacer es disfrutar de una de las ediciones más igualadas de los últimos años y dejarnos sorprender.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!