Qué habría sido de nuestro pasado si personajes como Tesla, Hertz o Marconi se hubieran dejado intimidar por comentarios como los que cantaba Ginger Rogers al ritmo de claqué en They all laughed: “they told Marconi wireless was a phony” que en español significa “le dijeron a Marconi que la Radio era una farsa”. Qué sería de nuestro presente y, cómo no, de nuestro futuro, sin la radio, fiel amiga, dispuesta a acompañarnos hasta en las horas más oscuras.

En el principio fue la radio, después la televisión. Sin embargo, en este caso los últimos no serán los primeros, ni los primeros, los últimos. La inolvidable “noche de los transistores” reafirmó su posición.

Este insignificante aparato ha demostrado su valía a lo largo de los años, convirtiéndose en un medio de comunicación indispensable que las nuevas tecnologías no han podido destronar. Radio Nacional de España (RNE), radio pública, ha sabido adaptarse a los tiempos tal y como hacen los grandes. Aunque mantiene su carácter informativo, se ha abierto a nuevos horizontes apostando por la cultura en general y por las letras en particular.

Ficción Sonora: embajador cultural

El equipo de Ficción Sonora recupera la fórmula del radioteatro”. Los sentimientos encontrados que provocó La Guerra de los Mundos de Orson Wells en 1938 son prueba del poder de la palabra y del sonido. Como muy bien expresó su autor las reacciones del público demostraron la necesidad de contar historias en la radio.

La magia de las ondas reside en la virtud de las palabras y la fuerza del diálogo; el espacio radiofónico crea un vínculo estrecho con el oyente, pues le obliga a involucrase, a participar con todos sus sentidos en lo que acaba siendo en una conversación íntima entre muchos.

Ficción Sonora ha rescatado una tradición olvidada adaptando a radio grandes clásicos de la literatura y del cine (Drácula, La vida de Brian, Un mundo feliz, Blade Runner), convirtiéndose, así, en un embajador cultural que deja a su paso una estela luminosa que otras cadenas, como la SER (famosa por seriales como Ama Rosa y La Saga de los Porretas), han seguido de forma esporádica.

El Quijote del XXI

Es posible, que al imaginar la voz de su caballero andante, Cervantes oyese al inimitable José María Pou, nacido para dar vida al Caballero de la Triste Figura. Su interpretación, vehemente, honorable y, nunca mejor dicho, quijotesca, confiere profundidad al personaje y nos permite visualizar la mirada de justiciero enajenado que Sancho contemplaba con pavor y admiración.

Javier Cámara se mete en la piel del escudero, logrando una bella interpretación que consigue hacernos sentir, ideal literario. El narrador, José Luis Gómez, cuenta la historia de forma tierna, en tono conversacional, incluyendo a los oyentes y compartiendo, en pequeñas dosis, el amor, la desesperación y la pena que sentía por la extraña pareja.

Francisco Rico, experto cervantino, adaptó su edición crítica al guión, conservando, sin exagerar, el tono arcaico de la obra. La reflexión que se hace en El ojo crítico y que abre cada episodio permite entender y meditar sobre el relato, lleno de metaliteratura y denuncias a los abusos de la época. Una forma muy recomendable de leerEl Quijote y escuchar, así, los dichos del alma.

Sigue la página Libros
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!