El equipo de Codex… más allá del misterio –ivoox.com- llevó a cabo una indagación de campo en una desconocida –dentro del ámbito del Misterio– masía abandonada, cuatro años después de que la pisara personalmente por primera vez.

La propiedad está asentada frente a un campo de cultivo donde aún se aprecia entre la vegetación circundante numerosas piezas pétreas y restos de edificaciones de época romana. La escasa documentación que existe del enclave certifica este hecho.

La casa llama la atención no sólo por su mal estado, sino por una siniestra habitación con dos tipos de sogas colgando, manitas (manos) pintadas por doquier –en paredes y muros de la mayoría de las estancias– y el testimonio de varias personas que aseguran haber visto actividad poco normal, sobre todo cuando alcanza la madrugada.Además, cabe destacar los distintos signos bañados en diferentes colores reflejados en el portón de madera de entrada que parecen evocar a algún tipo de protección –si bien, es sólo una especulación que me permito manifestar–.

Al acceder al lugar cruzando el muro que linda la parte trasera de la construcción y nada más atravesar el desvencijado salón principal, alcanzamos una pequeña estancia que nos dejó helados. En este caso, sin la menor duda, no se trataba de un juego llevado a cabo por algunos chavales después de un botellón, sino de algo meditado y realizado a conciencia. La habitación se presentaba rodeada de pequeñas velas –ya apagadas–. En medio, se alzaba un travesaño en vertical con otro horizontal, caído, que habrían formado una cruz invertida.

Una improvisada madera hacía de tablero de una mesa donde reposaban dos losas a modo de platos. En uno, perejil, y en el otro, un ave muerta. Y no sólo el tablero de la mesa estaba cubierta de sangre líquida –indicio de que el ritual se había perpetrado pocas horas antes–, si no que las paredes se hallaban salpicadas de forma exagerada de más sangre –y por tanto, difícilmente de una sola bestia–.

El truculento hallazgo fue informado a la policía municipal

Búscanos y escucha la experiencia íntegra del Codex… más allá del misterio.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!