Galo Carchi Andía ©

Cada cierto tiempo nace un gran director en #Hollywood, un director de la altura de Scorsese, Kubrick o Spielberg. Ha habido falsas expectativas con nuevos talentos, como fue el caso de M. Night Shyamalan; que inclusive fue comparado en sus inicios con Hitchcock. Shyamalan tuvo una racha de suerte con la nominada al Óscar El Sexto Sentido y después su carrera fue en declive, sin poder nunca superar o igualar a su elogiada película. Otro caso parecido fue el de George Lucas, al cual Star Wars le impidió seguir una carrera como director.

Sin lugar a dudas esta es la era de Christopher Nolan, quien ha tenido una carrera que ha ido subiendo año tras año.

Nolan fue descubierto por George Clooney y Steven Soderbergh, quienes en papel de productores ejecutivos, tras ver sus trabajos independientes anteriores Following y Memento, optan por contratar a Nolan como director en la que sería su primera incursión en Hollywood. La película era Insomnia, la cual es protagonizada por Al Pacino y Robin Williams y es un remake de la película nórdica del mismo nombre. Este fue el paso de Nolan a las grandes ligas y a partir de esto su carrera fue en total ascenso, llegando a firmar contrato con la Warner para la reciente trilogía de Batman; en la cual tuvo casi total libertad en su visión, llegando a encargarse del guión junto a su hermano Jonathan Nolan; algo digno de admirar teniendo en cuenta que era su segunda película en Hollywood. Nolan estrenó El Gran Truco (The Prestige) en el 2006 y El Origen (Inception) en el 2010, ambas realizadas en el lapso que tenía entre cada entrega de Batman.

Vídeos destacados del día

Nolan se caracteriza por crear incertidumbre, al no dar ninguna pista de sus nuevos proyectos; optando por ir mostrándolos poco a poco en los trailers que van saliendo, dejándonos con ganas de ver más y preguntándonos que nos deparará el siguiente trailer.

El director también ha dejado la silla del director y quedándose únicamente como productor o escritor en cintas como "Identidad Virtual (Transcendence)", en la cual Nolan se encargó únicamente de la producción ejecutiva.  La película fue el debut como director de Wally Pfister, director de fotografía de confianza de Nolan; habiendo trabajado para él en la fotografía de todas sus películas.

Esto pone en evidencia que cualquier producción que involucre al director londinense se convierte en un rotundo éxito, como fue también el caso de la última entrega de Superman de 2013, “El Hombre de Acero (Man of Steel)”. #Cine #Famosos