El bailarín y coreógrafo francés Benjamin Millepied (Burdeos, 1977) ha anunciado hoy su dimisión al frente del Ballet de la Ópera de París a través de un comunicado donde dice querer dedicarse a tiempo completo con su propia compañía "L.A. Dance Project". El anuncio del artista se produjo dos horas antes de que la propia Ópera de París anunciase la baja en una conferencia de prensa ante los rumores que esta mañana se hablaban en cada esquina del teatro parisino.

Millepied, esposo de la actriz israelí Natalie Portman, estuvo un poco más de un año al frente del ballet de la institución, donde se comenta que hizo malas migas.

Si bien aduce razones personales, al parecer una serie de desavenencias con el prestigioso ballet habrían gatillado su salida. Brigitte Levèvre, directora del ballet durante veinte años, comentó que Millepied "no tenía ninguna experiencia en la dirección de una gran compañía de ballet y eso no se improvisa". 

El bailarín logró enorme repercusión mediática en el 2012 gracias a su matrimonio con Natalie Portman, despues de conocerse en el rodaje de la película "Cisne Negro" donde Millepied trabajó como coreógrafo. Probablemente la pareja se establecerá en Los Ángeles ante el temor de Portman de vivir en París siendo judía. Ya había declarado su reticencia a la ciudad de las luces tras los atentados contra el semanario "Charlie Hebdo" y el supermercado kosher en marzo del año pasado.

La ex estrella del New York City Ballet comenzó en el mundo de la danza a los ocho años en la escuela de baile de su madre en Burdeos.

Vídeos destacados del día

En su adolescencia estudió en el Conservatorio Nacional de Lyon y a los dieciocho se mudó a Nueva York donde comenzaría su carrera profesional y ganaría prestigio internacional. Actualmente es considerado uno de los mejores bailarines del mundo. Ha sido condecorado por el Gobierno francés con el título de Caballero de las Artes y las Letras. 

Recientemente el bailarín ha anunciado que participará con un espectáculo de su compañía en el próximo Festival Internacional de Ballet de La Habana, aún dirigido por la nonagenaria Alicia Alonso, leyenda viva de la danza. #Arte