No habrán pasado ni tres meses del estreno de Star Wars: El despertar de la Fuerza, y J. J. Abrams, su director, llega de nuevo a las carteleras de todo el mundo con un título perteneciente a su faceta de productor: Calle Cloverfield 10, angustiosa cinta que firma el debutante, Dan Trachtenberg.

Calle Cloverfield 10 es una secuela, la segunda parte de Monstruoso, uno de esos pequeños éxitos del Cine de catástrofes en el que alguien, a pesar de todo lo que va ocurriendo a su alrededor, jamás deja de grabar con su cámara absolutamente nada, muera su amigo en primer plano, le persiga un bicho o se quede sin batería.

No hay excusa posible para que el espectador no sepa qué ocurre a continuación. Pero una vez acabada Cloverfield, título original de la primera y al que hace referencia el de ésta, necesitamos más respuestas, y J. J. Abrams está dispuesto a proporcionárnoslas.

Ahora nos sitúa en un sótano, el de una casa donde vive un hombre que tiene a una jovencita a su recaudo y a la que le afirma que la ha salvado de una existencia que estaba condenada a la desaparición porque el exterior se ha vuelto inhabitable. Por supuesto, todos queremos saber si eso es verdad y, si no lo es, qué se oculta tras los intereses de este señor y qué hay más allá del hogar que forzosamente comparten.

El hombre está interpretado por John Goodman, así que si está previsto que lo odiemos en algún momento, nos resultará muy difícil.

Nadie odia a John Goodman. Es más, se trata de uno de los actores más queridos de la pantalla, pero es tan bueno que si se propone disgustarnos, lo logrará. De hecho, ya ha conseguido hacerlo, pero en un sentido muy diferente: cuando cada admirador comprueba, con tristeza y desconcierto, que jamás ha sido nominado al Oscar.

La chica supuestamente salvada, tal vez recluida, lo descubriremos en su momento, es Mary Elizabeth Winstead. Ni su rostro ni su nombre destacan todavía por encima de la media, pero si repasamos su filmografía veremos que sus mayores logros fueron convertirse en la hija de Bruce Willis en La jungla 4.0 y La jungla: Un buen día para morir, estupenda cuarta e indigna quinta entrega de la saga respectivamente.

También intervino en Death proof, la cinta de Quentin Tarantino dedicada a Grindhouse y protagonizó el remake de La cosa, magnífica película de alienígenas invasores.

Junto a ellos, y el también desconocido John Gallagher Jr., J. J. Abrams nos lleva a seguir explorando el universo creado con Monstruoso. Y recordemos que el ojo de Abrams para llamar la atención del espectador sobre películas de temática fantástica es colosal, por lo que este trabajo que ya se acerca puede tener tanto éxito o mayor que el se su predecesora.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!