Sylvester Stallone, también conocido como Sly, es un superhéroe. No lleva capa, pero sale de casa ondeando prestigio, y eso vale oro en Hollywood, y más cuando él mismo echa la vista atrás y comprende que es parte de los éxitos más sonados del Cine de acción de las últimas décadas.

No lleva ninguna máscara, pero sí camina con uno de los rostros más icónicos que hayan dado tanto la pantalla grande como las cintas VHS cuando, en los ochenta, el futuro no estaba en Internet sino en ser el primero en alquilar sus películas en los videoclubs.

Tampoco tiene ningún súperpoder, pero goza del privilegio instantáneo de que sus trabajos obtengan millones en taquilla.

Más de uno lee su nombre y reacciona ante él con la sonrisa de quien le tiene cariño a un mito pero no la consideración que éste merece. Porque Stallone es grande, muy grande, pero lo es para ese cine que arrasaba en los barrios y se recomendaba entre colegas, no para quienes esas películas no pasaban el listón de la elegancia.

Y bien mirado, Stallone es el Tom Cruise de la serie B. Un tipo que ha sabido mantenerse en la industria más de cuarenta años y continúa en ella marcando el paso que los demás deben llevar. Un genio que ha creado personajes legendarios como Rocky o Rambo y que ha ideado la trilogía deLos mercenarios, de la que ya ha anunciado su cuarta parte, con la que volverá a provocar carcajadas porque ha sabido reírse de sí mismo en ellas.

¡No te pierdas las últimas noticias!
Haz clic en el tema que más te interese y te mantendremos al corriente con aquellas noticias que no debes perderte.
Televisión

Evasión o victoria, Cobra, el brazo fuerte de la ley, Yo, el halcón, Tango & Cash, Máximo Riesgo, Demolition Man, Copland... Su filmografía es de museo. Pocos actores pueden presumir de haber rodado tantas películas que cuenten con el beneplácito del público. Gracias a eso, Stallone anuncia un proyecto y los fans marcan la fecha de estreno en el calendario.

Ahora llega Creed. La leyenda de Rocky. No veíamos un film de Rocky Balboa desde hace diez años, y es la séptima vez que lo interpreta, desde aquella primera que además ganó tres Oscars allá por 1977: mejor película, director y montaje.

Stallone obtuvo dos nominaciones, como mejor actory como mejor guionista, aunque Peter Finch por Network, un mundo implacable y el libreto original de ésta se lo arrebataran.

Pero en 2016 Stallone puede resarcirse de aquel resultado y subir a por la estatuilla al mejor actor secundariopor ese personaje que tantas alegrías le ha dado desde su nacimiento. Rocky, 39 años después de su presentación a los espectadores, ya se ha hecho con el Globo de Oro y es el favorito en el ring a cinco candidatos cuyo combate, metafóricamente hablando, se celebrará el 28 de febrero.

A sus casi 70 años está claro que Sylvester Stallone es lo más parecido a un superhéroe de la vida real.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más