2

X-Men: Apocalypse no es una película que Bryan Singer haya desarrollado para convertirse en una más de la franquicia, para la cual funcionará como cierre de la trilogía iniciada con X-Men: First Class en 2011 y a la vez complementará a las tres primeras entregas, siendo la última de ellas la única no dirigida por el cineasta.

Recordemos que gracias al viaje temporal que tuvo lugar en X-Men: Days of Future Past, los acontecimientos de la primera trilogía se vieron seriamente alterados, como también afectarán a Deadpool, la película protagonizada por Ryan Reynolds que podremos ver en cines a mediados de febrero.

Simon Kinberg, productor y guionista de X-Men: Apocalyse y otras entregas, ha querido adelantarnos durante su última entrevista para Empire algunas diferencias significativas que advertiremos en esta última superproducción con respecto a sus predecesoras, incidiendo en la presencia de Apocalipsis (Oscar Isaac), el formidable adversario cuyos poderes superan con diferencia a los de Magneto (Michael Fassbender), quien se encontrará atravesando un complejo momento de su vida y terminará formando parte de los cuatro jinetes del mutante milenario:

“Esta (película) posee algunos aspectos que hasta ahora no habían sido llevados a ninguna película de la franquicia […] Por primera vez contamos con un enemigo (Apocalipsis) capaz de competir en poder físico y presencia con Magneto”.

Gambit, la próxima película después de X-Men: Apocalypse

En lo que respecta al futuro de la franquicia X-Men en el Cine, Kinberg comenta que Gambit, el próximo film monográfico además de la tercera parte de Wolverine, será una película donde veremos a Channing Tatum (Jupiter Ascending, Magic Mike) como un ladrón, concepto al que hizo referencia el productor hace meses cuando habló de esta última como una película donde observaríamos similitudes con Ocean’s Eleven, con la cual también fue comparada Ant-Man:

“Estamos poniendo (a Gambit) en el papel de ladrón, lo que supondrá gran parte de la historia”.