Muchos lo están deseando pero no acaban de creerse que una Academia que nunca premia películas de palomitas, Cine comercial puro y duro sin más intención que gustar a cuantos más mejor, le entregue a un título de estas características el Oscar a la mejor producción del año. Eso no pasa. Terminator, La jungla de cristal o Alien, el octavo pasajero no optaron nunca a la gran estatuilla. En busca del arca perdida, el título real de la primera aventura de Indiana Jones, sí fue candidata, pero sin otro éxito posterior que el de que recordemos que no lo ganó y que debió hacerlo.

Nada, el cine que representa el divertimento en su máxima expresión sólo puede aspirar, según la Academia y sus votantes, a arrasar en la taquilla, cosa que por cierto muchas veces no logran las películas galardonadas.

Eso se acabó hace unos años, cuando en 2004 El Señor de los Anillos: El retorno del Rey ganó los mismos 11 Oscar que el Ben-Hur de William Wyler y que elTitanic, de James Cameron. La industria, reacia a ponerse a los pies de superproducciones de corte fantástico, tuvo que admitir que lo que Peter Jackson había conseguido suponía no sólo una tarea portentosa sino un enorme beneficio para la misma. Y coronó la película a modo de reconocimiento a una trilogía única.

Quién sabe si estamos a pocos días de que algo así se repita: Mad Max: Furia en la carretera, cuarta entrega de una saga que comenzó con Mel Gibson y tras la que siempre ha estado George Miller, se ha renovado con personajes fascinantes y un acabado portentoso y ha ido sumando nominaciones hasta llegar a la decena.

Todo un regalo para los fans de la película que son muchos y están dispuestos a disfrutar de ella las veces que hagan falta.

En un año en el queSpotlight habla de un tema complicado, El Renacidoes más minoritaria de lo que se piensa y además está firmada por alguien que ya ganó en la edición anterior, La gran apuestaes excelente pero la produce Brad Pitt, que ya ganó el Oscar con 12 años de esclavitud hace dos, en esta otra faceta que compagina con la interpretación, o Marte, que fue muy bien recibida en la taquilla pero actualmente no tiene fuerza para ir de favorita entre tanto grandullón, sólo queda una opción posible a la que darle la victoria.

Charlize Theron, la Imperator Furiosa de este Mad Max, ninguneada sin motivo en las candidaturas a la mejor actriz, ha confirmado no sólo que irá a la gala sino que entregará un Oscar en ella. ¿Será el de mejor película y leerá un título que la haga sonreír?

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!