Echando un ojo sobre una cinta casi olvidada de la estantería quiero recomendaros una película que si bien ha envejecido muy mal por los deplorables efectos especiales, pero acordes con la época –pese a que si la equiparamos con La Guerra de las Galaxias las comparaciones son más que odiosas–, estoy convencido que deleitará a quien no la conozca.

El film británico dirigido por Roy Ward Baker –conocido por llevar a la pantalla distintas películas de terror y en varias ocasiones a Sherlock Holmes– tiene como principal estrella al incomparable Peter Cushing, que como no podía ser de otro modo borda el papel del doctor Van Helsing.

Vamos al meollo del asunto.

Concluida la conferencia impartida por Van Helsing en una universidad de China sobre la realidad de los vampiros, donde los asistentes muestran su disconformidad, prácticamente increpando al doctor durante toda su ponencia, un muchacho procedente de una lejana aldea denominada Ping Kwei va al encuentro del galenopara solicitar su ayuda. La aislada aldea estaba viéndose asediada por un grupúsculo de chupasangre en busca de saciar sus ansiasocultas…, los siete vampíros de oro.

Van Helsing, ni corto ni perezoso, accede a las pretensiones del joven y emprende la larga travesía acompañado por los hermanos del lugareño, cada uno de ellos experto en artes marciales y en especial de un arma blanca distinto…, puñales, espada, el nunchaku…, etc, etc.

Si dejamos al margen los grandes efectos de pantalla y la velocidad en la acción de las películas de hoy, estoy convencido que la cinta muestra todos los condimentos para pasar una buena velada de palomitas, disfrutando de la combinación del terror vampírico de ficción –y no de la verdadera superstición histórica que atormentó, sobre todo, el este de Europa durante los siglos XVII y XVII– y las artes marciales puestas en escena por los actores asiáticos.

¡Atención! Os advierto ante todo que encontrar este título no va a resultar tarea fácil, pero estoy seguro que con un rastreo meticuloso y a conciencia podréis dar con él.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!