El renacido, con 12 nominaciones, Mad Max: Furia en la carretera, con 10 y Marte con 7 candidaturas al Oscar, son tres de los títulos protagonistas de la lectura que ha tenido lugar en Los Ángeles. Un acto dividido en dos partes, la primera para dar a conocer las más técnicas, tanto conocidas como menores, y una última para los elegidos del lado artístico de las películas: actores, guionistas, directores y, claro está, el premio principal de la noche, el de la mejor producción del año. 

Llama la atención que Hollywood, tan reacio siempre a destacar el Cine más comercial y el género de acción y ciencia ficción, al que raras veces otorga el protagonismo, caso de En busca del arca perdida, que se enfrentó sin éxito a Carros de fuego, o de Aliens (El regreso), una obra maestra que de entre sus siete candidaturas la de más alto rango correspondía a Sigourney Weaver como mejor actriz, haya decidido incluir entre las mejores cintas del año las de George Miller y Ridley Scott.

Anuncios
Anuncios

Eso sí, dejando fuera al segundo del casillero de mejor director, cosa inaudita, cuando era uno de los favoritos en las quinielas.

Desde el comienzo de la lectura ha habido un dominio claro del El renacido, Marte y Mad Max: Furia en la carretera. Pareciera como si en el año no se hubieran realizado más títulos que esos. Es lo que ocurre cuando a un film que inicialmente quedaría relegado a la trastienda de las candidaturas se le da el protagonismo que sus fans llevan pidiendo desde el estreno.

Anuncios

Tres películas en las que el tema de la supervivencia es primordial y que ya sea con humor o angustia y sobre todo con una importante presencia musical, se aproximan a la figura de quienes han de luchar por sus vidas. Y eso no deja de ser un drama, que es el género por el que la Academia se ha decantado desde su nacimiento, hace ya 88 años.

Que Carol se haya quedado fuera, es decir, la historia de amor entre dos mujeres en el Nueva York de los años 50, a pesar de que ambas, Cate Blanchett y Kate Mara sean candidatas, no deja de ser algo normal por mucho que se contara con su presencia entre los mejores largometrajes, porque no es el perfil de cintas en las que Hollywood se vuelca.

En su lugar se ha mantenido Spotlight, una producción complicada para la que, pese a su gran carrera en las preferencias de la crítica, es presumible su ninguneo en premios.

Aunque para ninguneo, de nuevo el que ha sufrido Steven Spielberg, como en los años que rodearon a El color púrpura. El puente de los espías ha logrado seis candidaturas, mejor película, actor secundario para Mark Rylance y guion adaptado para los hermanos Coen entre ellas.

Pero el director responsable de emocionarnos con esta peripecia real ocurrida en la Guerra Fría no aparece en la lista de los cinco mejores. Está claro que para que se fijen en él tiene que contar historias de la II Guerra Mundial...

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más