El año 2012 fue, por excelencia, el año de las profecías mayas. Se dieron prediccionespara todos los gustos, y llegaron a correr ríos de tinta tratando de explicarnos en qué consistía el vaticinado fin del mundo y, con él, también el del hombre como especie.

Grandes cataclismos, aterradoras tormentas solares, desviaciones en el eje terrestre, espantosos cambios en las fuerzas electromagnéticas del globo y, al fin, el fin.

No fueron pocos los que se aprovecharon por aquel entonces del mal genio de la naturaleza con respecto a la humanidad, y decidieron ponerse manos a la obra para ofrecer, a las clases más acomodadas y pudientes, “efectivos” refugios para escapar al desastre y, de paso, ganar unos cuantos millones de dólares.

Ahora, parece ser que el 2016 también va a marcar una nueva época, trágica y oscura.

Quizá entre las más populares se encuentran las profecías de Nostradamus quien, al parecer, tuvo bastantes aciertos según algunos estudiosos al predecir, por ejemplo, el ascenso de Adolf Hitler al poder y la desolación producida por la 2ª Guerra Mundial.

Pero también resuenan con fuerza los vaticinios de Vangelia Pandeva Dimitrova, vidente de origen yugoslavo más conocida popularmente como Baba Vanga. Sus seguidores aseguran que ha acertado en el 85 por ciento de sus predicciones.

La 2ª Guerra Mundial, la muerte –con fecha exacta, 28 de agosto– del zar búlgaro Boris, el desastre de las torres gemelas originado por “pájaros de hierro”, la guerra de Chechenia, Indonesia… son sólo algunos de sus más destacados aciertos.

También hay algunas predicciones vaticinadas por la clarividente, que jamás tuvieron lugar. Una de ellas, en concreto, hablaba de una hipotética 3ª Guerra Mundial que tendría sus inicios a finales de 2010

Un terrible conflicto nuclear, en primer término, que vendría secundado por la utilización de armamento químico utilizado por los musulmanes más radicales en contra de los últimos habitantes de una Europa en ruinas.

El desenlace de esta cadena de acontecimientos desembocaría, finalmente, en un hecho trágico: “Europa se quedará sola”, cosa que muchos han interpretado como “vacía”.

Pero la triste cadena de acontecimientos que acabamos de ver queda automáticamente ligada a un contexto, también mencionado por Baba Vanga: “la gran guerra musulmana”, haciendo alusión directa a “una invasión de musulmanes extremistas a través de Europa”.

Aunque falleció en agosto de 1996, su legado profético está muy presente para muchas personas en la actualidad, máxime con el cariz que están adquiriendo los últimos acontecimientos relacionados con el autodenominado Estado Islámico.

Hechos como el reciente atentado de París, con tan numerosas víctimas mortales, o la más reciente aún crisis de los refugiados, están animando a muchos a mirar con otros ojos la inquietante profecía de Baba Vanga.

¿Hasta qué punto puede tener, esta serie de “coincidencias”, relación con los preludios que al parecer recibía esta clarividente de manos de unos “seres” cuya naturaleza jamás llegó a comprender?

Porque a todo esto, y volviendo a Nostradamus, éste vaticinó “una gran guerra” que tendría una duración de 27 años.

Y esta “gran guerra” se produciría en el año 2016, coincidiendo con la aparición en el cielo de un cometa. ¿Es casualidad que astrónomos y científicos hablen del descubrimiento de un “nuevo planeta”?

Sólo cabe cruzar los dedos y esperar que las predicciones de Baba Vanga en cuanto a Europa se refiere no formen parte de ese 85 por ciento de aciertos.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más