La carrera al Oscar de 2016 se recordará por la ausencia de favoritos. Quinielas imposibles que se rellenan más con el corazón, con el deseado por cada uno, que con el que suenepara hacerse con el premio. Porque a la hora de la verdad, no suena ninguno por encima de los demás, y eso está muy bien para que la noche sea divertida en lugar de estar esperando premios cantados.

Buena parte de las asociaciones de críticos se han decantado por Spotlight, de Tom McCarthy, pero después, las nominaciones de cada gremio de la industria y de la prensa extranjera han descolocado a quienes veían que títulos con posibilidades como La chica danesa o Sufragistas iban desapareciendo de las listas de premiables que meses atrás poblaban.

Y grandes producciones como Marte, de Ridley Scott o Mad Max: Furia en la carretera, que por pertenecer a los géneros de ciencia ficción y acción respectivamente, que nunca tendrían sitio en premios que no fueran elegidos por el público, cuentan con un inusual y llamativo favoritismo.

Los títulos pequeños pero con prestigio que tanto gustan destacar prensa y académicos son o bien demasiado pequeños, caso de La habitación, de Lenny Abrahamson, o un tanto incómodos, como Carol, de Todd Haynes, así que es posible que de no ganar Spotlight, que narra el escándalo de pederastia en el seno de la achidiócesis católica bostoniana descubierto por el Boston Globe, lo haga El renacido, ya que el año pasado el Globo de Oro no lo obtuvo Birdman sino Boyhood.

En cuanto a comedia, todo apunta a que Marte será la triunfadora, ya que Joy por lo general no ha gustado, pero habrá que estar atentos a La gran apuesta, otra producción de Brad Pitt tras el éxito cosechado por 12 años de esclavitud, esta vez enfocada hacia elmundo financiero.

En la categoría de actores dramáticos, seguro que muchos no se deciden entre Leonardo DiCaprio por El renacido y el Michael Fassbender de Steve Jobs queriendo que gane el primero pero contentándose con la posible victoria del segundo.

Eso sí, el hecho de que Christian Bale y Steve Carrell compitan en comedia por La gran apuesta deja bastante espacio para que Matt Damon suba a por su Globo de Oro por Marte.

En cuanto a las actrices, este puede ser el año de Alicia Vikander, una de las favoritas del público y de la industria, que no para de contar con ella para buena parte de las producciones que pone en marcha.

Un Globo de Oro, de los dos a los que opta, coronaría su reciente descubrimiento y le daría una proyección extraordinaria. Probablemente gane como secundaria por Ex_Machina, pero podría hacerlo como actriz dramática por La chica danesa, aunque todo indica que Brie Larson por La habitación será la que lo obtenga.

La competencia en actrices de comedia está especialmente reñida. Si hay alguien que destaque en la decepcionante Joy esa es Jennifer Lawrence, pero los fans de Melissa McCarthy en Espías y de Amy Schumer en todo lo que hace, pero en concreto por Y de repente tú, se lo van a poner difícil a la actriz mejor pagada de Hollywood.

Respecto a los actores secundarios, tampoco es clara la lucha, nunca mejor dicho, porque Sylvester Stallone está recibiendo algunas de las mejores críticas de su carrera por Creed.

La leyenda de Rocky Balboa, pero Mark Rylance por El puente de los espías le sigue tan de cerca que puede hasta alcanzarlo.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!