Felicidad, infancia y cuentos Disney; tres palabras que, sin duda alguna, describen a la perfección lo que todos y cada uno de nosotros en nuestra niñez e incluso hoy en día, hemos disfrutado. La compañía Walt Disney, es la encargada de que los niños, crezcan lo más sanos posibles a nivel mental, omitiendo, la cruda realidad de la que es víctima el mundo entero. Pero, ¿Es realmente Walter Elías Disney, el padre creador de todos estos personajes de dibujos animados como Blancanieves, Cenicienta, La Sirenita, etc…? Y lo que es más importante; ¿Son realmente estos cuentos, tan felices y políticamente correctos como Disney pretende?

La respuesta a ambas preguntas, es, sin duda alguna, negativa.

Muchas de las fuentes en las que Walter Elías Disney se basó para la creación de sus personajes animados, son originales de cuentos ya creados a principios del siglo XIX. En esos cuentos, cuyo nombre era idéntico a los posteriormente creados, había de todo, menos felicidad. Asesinatos, contenido para adultos, violaciones y espectáculos dantescos se inmortalizaban gráficamente en las versiones originales de estas historias. Hoy, en esta columna, vamos a conocer algunos aspectos de Disney que quizá el lector no conocía. Detalles, que sin ningún tipo de duda, os harán ver el cuento desde otro punto de vista. Empezamos con Blancanieves.

Blancanieves y los 7 enanitos

En la adaptación cinematográfica, vemos como la reina mala, mandaba al cazador que como prueba de la muerte de Blancanieves, le trajera su corazón en un pequeño cofre. Una acción un tanto siniestra, pero si tenemos en cuenta el cuento original, queda escrito que lo que en realidad pidió la bruja, fueron los pulmones y el hígado, con la finalidad de cocinarlos, y servirlos para cenar esa misma noche.

Una cena, en la que el rey, padre de Blancanieves, estaría presente para devorar los restos de su hija sin ser consciente de ello.

La Bella durmiente

Todos hemos visto la película donde la princesa despierta gracias al beso de un valiente y fornido príncipe. En el cuento original, y al contrario de lo que la versión cinematográfica nos cuenta, no es precisamente el beso lo que despierta a la muchacha.

Lo que realmente despertó a la princesa, fue un niño de corta edad. El chiquillo, chupo el dedo de la princesa y le extrajo la aguja venenosa que la mantenía en coma. Cuando Bella despierta, ve que ese niño que la ha despertado, es en realidad, uno de sus dos hijos. Bella, encuentra a su lado a un rey de avanzada edad, un hombre que en realidad la había encontrado hacia unos años y tras llevársela a su castillo, la había violado. Esa es la razón por la que la Bella durmiente, tenía hijos.

La Sirenita

La Sirenita, es sin duda uno de los ejemplos más macabros, sangrientos y grotescos. En la versión de Disney, la malvada con forma de pulpo era realmente odiosa y malvada, pero en el cuento original lo era muchísimo más.

Ella, acepta convertir a Ariel (La Sirenita), en humana, eso sí, con una condición y es que a cada paso que dé con sus piernas de humana, sintiera el dolor de un clavo atravesando la palma de sus pies. Ariel, acepto. Ariel se las ingenia para caminar lo menos posible. Cuando llega la escena del baile, no le queda más opción que mantenerse en pie, imaginaros el espectáculo de sangre.

No dejen a sus hijos, leer este artículo, pues en realidad, sean originales o no de la compañía Disney, lo que realmente importa es ver el rostro de nuestros hijos derrochando felicidad.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!